Malditos Festivales: Crónica del Resurrection Fest 2022

La gran mayoría de cosas que escribo, dibujo o hago en vídeo en mis redes sociales, me las pienso bastante. Y cuando digo bastante, digo ir al punto de buscar en Google si alguien lo ha hecho antes, en qué idioma, de qué manera y ver si merece la pena que me ponga manos a la obra. Pero éste no es el caso.

Quién me siga en mis perfiles más personales de Instagram o Twitter habrá notado que estoy metido en un reto de hacer un dibujo cada día, cuando me fui al festival Resurrection Fest hace un par de semanas, pensé en cómo adaptar el reto a mi estancia en el festival. Así que me llevé una libreta pequeña y un bolígrafo y empecé a hacer dibujos rápidos sobre el festival, que acabaron en formato cómic. Tras acabar el festival pensé en que estaría bien pasarlos a digital y en un dibujo más normal, más agradable para la vista. También pensé en poner fotos que había hecho y añadir texto que explicase la situación caótica de todos esos días. Y partiendo de ahí la he liado, pues empecé haciendo un diario de mi vida en esos días, que pasó a ser una crónica de un festival, la cual ha derivado en un análisis del mismo y de su público, además de una crítica al modelo de los festivales de música masivos.

Pensé en pasarlo a formato blog, pero quedaría una entrada algo pesada para el blog con tantas imágenes y dibujos de cómics, así que le he hecho una portada y la he pasado a PDF. Por lo que podéis descargar Malditos Festivales en este enlace para verlo en vuestro ordenador, tablet o móvil (eso sí, perdonad la maquetación improvisada, porque como digo, la idea de proyecto fue cambiando en mi cabeza conforme lo iba haciendo): https://cowfaceblog.files.wordpress.com/2022/07/malditos_festivales-crocc81nica-resu-2022-sergio-marticc81n.pdf

Hacerse rico y el pensamiento positivo

Necesitaba analizar el personaje, tratar de entender qué clase de rico decide transformarse en una especie de filosofo para las masas que te señala y te dice «con mi método, tú también puedes ser igual de rico que yo o más». Así que he leído Padre Rico y Padre Pobre de Robert Kiyosaki y Sharon Lechter y El cuadrante del flujo de dinero también de Robert Kiyosaki (está considerada como una segunda parte del anterior). Pero, al final, lo que he descubierto es que, una vez más, estos personajes no son más que una mezcla en la batidora de pensamiento positivo, una especie de liberalismo pero orientado sólo a alabar a ricos y no pagar impuestos o a pagarlos tarde o cuanto menos impuestos pagar mejor (vamos, lo que se conoce como liberalismo cañí), y a promulgar que hay que saber finanzas desde pequeños pero sin embargo dar consejos financieros que son tan nefastos que cualquiera que sepa un poquito del tema lo notará (por ejemplo: el clásico consejo nefasto de apostarlo todo a una única inversión en vez de diversificar). Cuando a estos empresarios los invitan en eventos motivacionales junto con coachs y escritores de autoayuda, no es para otra cosa que reforzar la idea del cuento de hadas de «si quieres, puedes», porque a pesar de que algunos de estos digan que con «el pensamiento positivo no basta» ponen el pensamiento positivo en el núcleo de todo su discurso, además de basar su vida como un ejemplo a seguir como quién pinta dianas en los disparos ya hechos en la pared y luego grita que ha disparado al centro de todas las dianas.

No analizaré punto por punto los libros del charlatán de Robert Kiyosaki porque ya otra persona lo hizo bastante bien (se trata de John T. Reed un inversor que también pontifica de lo suyo, pero que en su página web tiene una sección a hacerle la vida imposible a Kiyosaki, una sección bastante recomendable: John T. Reed’s analysis of Robert T. Kiyosaki’s book
Rich Dad, Poor Dad
). La cosa es que las preguntas que me hice tras leer lo dicho y tras averiguar que, efectivamente tal y como cualquiera sospecharía, lo que Robert Kiyosaki pone en sus libros como hechos que pasaron realmente, al final, resultan ser ficción, son ¿quién y cómo comenzó esta manía de los ricos que pontifican su filosofía de vida a los pobres? ¿Por qué escogen la debilidad humana de conseguir más dinero? ¿Por qué triunfan sus discursos en tiempos de crisis?

Está claro que escogen esa debilidad porque en ellos es una fortaleza sobre la que pueden ser gurúes, y que estos discursos triunfan en tiempos de crisis porque hay más gente que ansía conseguir dinero como sea. Pero la respuesta a quién fue el primero o la primera es tan difícil, básicamente porque quién siempre ha escrito desde los tiempos más antiguo es quién sabía escribir y generalmente quién sabía escribir era alguien con dinero. Sin embargo Aristóteles (hay que admitirlo la filosofía ha sido, salvo excepciones, cosa de personas que tenían dinero, personas que tenían que trabajar muy poco) no se pasaba en sus escrituras dándole a tope al pensamiento positivo, es más, en siglos posteriores tampoco hay tantos casos de ricos metidos en el pensamiento positivo como ahora.

Así que el inicio de todo esto coincide con el inicio del pensamiento positivo, la década de 1860 cuando un relojero e inventor (Phineas Parkhurst Quimby) dio lugar al llamado pensamiento positivo (en el capítulo Las negras raíces del optimismo estadounidense de Sonríe o Muere de Barbara Ehrenreich se cuenta todo muy bien). Ya en 1937 tenemos el caso de best sellers de pensamiento positivo de la época, del cual el más conocido y el considerado la biblia de su tiempo es el Piense y hágase rico de Napoleon Hill, el cual nos invita a atraer dinero con lo que llama a veces como «mente subconsciente» y otras como «magnetismo» pero resulta sólo ser el pensamiento positivo. Si bien hay que decir que meses antes de ese libro vino el nefasto «Cómo ganar amigos e influir sobre las personas» que fue el que se considera el primer libro de autoayuda, en el libro de Hill es dónde se centra en el loco tema de atraer el dinero y el desarrollo profesional. Es sólo leer el primer párrafo de la wikipedia española sobre el libro (para qué profundizar más) para saber frente a qué estamos:

Piense y hágase rico (orig. Think and Grow Rich) es un libro del escritor estadounidense Napoleón Hill. Se conoce como el método más famoso y efectivo para hacer dinero ya que con más de diez millones de copias vendidas, ha tenido más éxito que cualquier otra obra de su género. Para escribirlo, Napoleón Hill entrevistó a las 500 familias más ricas de los Estados Unidos, quienes le revelaron al autor el origen de su fortuna. Promocionado por Mahatma Gandhi, fue ampliamente distribuido en la India de su tiempo. (Piense y hágase rico – Wikipedia)

Resulta bastante curioso eso de EE.UU. exportando uno de los primeros libros de autoayuda empresarial a la India en 1937, un pensamiento positivo que luego vendría devuelto con añadidos como un bumerán.

Ciertamente dicho libro de Napoleon Hill con secciones como «¿Tiende usted a la “conciencia del dinero” o a la “conciencia de la pobreza”?» podemos catalogarlo como el inicio de los libros de ricos basados en la premisa de «es que los pobres no saben pensar bien como sí hacemos nosotros y nuestro deber es enseñarles», aunque sus premisas son algo más primitivas como si de una edad de piedra del pensamiento positivo se tratase. Elige el magnetismo como método mágico para atraer el dinero con la mente, el cual, según Hill, con tan sólo pensar en que puedes atraer el dinero con la mente se activa. Así años más tarde en El Secreto se decantarán por la física cuántica y el truco de que no puedes usar premisas negativas para atraer el dinero (llegando al punto de decir que hay que ver las facturas como si fueran cheques), un pensamiento positivo más imposible de lograr pero que sería una locura más elaborada de la que promulgaba Hill.

Leer el Piense y hágase rico de Napoleon Hill es bastante tedioso, pero me resultó muy pero que muy curioso que en dicho libro haya varias secciones en un capítulo sobre cómo conseguir tu empleo buscándolo en los anuncios en la prensa o en oficinas de empleo, cómo escribir tu carta de presentación, cómo escribir tu CV, cómo basarse en las recomendaciones de amigos u otros contactos para presentarse a la empresa y consejos similares. La cosa es que esos consejos son muy pero que muy parecidos a los que cualquier orientador de una oficina de empleo da actualmente y están entre lo que disfrazan con el nombre de «búsqueda activa de empleo». En mi caso esto ha resultado como una vuelta al punto de inicio, la primera vez que trataron de colarme el coaching fue en un módulo de un curso del INEM, ¿y si el pensamiento positivo siempre estuvo en las oficinas del INEM pero siempre fuimos muchos incapaces de verlo (al menos hasta que comenzó a salir de su ámbito y colarse en los trabajos)? ¿Y si el mero hecho de emprender la búsqueda de empleo del INEM de antaño era un timo pero antes no había tanta información ni redes sociales para hablar del engaño? Mi propia madre se pasó años recibiendo cursos del INEM, y todos los consejos sobre CV y cartas de presentación siempre resultaron en vano, luego tengo bastantes razones para creer que el pensamiento positivo estuvo siempre en las oficinas de empleo o por lo menos desde 1937.

Otra curiosidad del libro de Hill es cómo también atrae, usando el pensamiento positivo, la creatividad y la intuición desde algo que llama La Inteligencia Infinita. Al carecer de las ideas supuestamente orientales (y sectarias) que años más tarde se añadirían al pensamiento positivo y darían lugar lo que es el coaching, no le quedaba otra que crear una figura así. Así podríamos decir que La Inteligencia Infinita es sin duda el antecedente a lo que ahora otros escritores de autoayuda llaman El Universo.

Lo más loco de dicho libro es lo que Hill denomina la «transmutación sexual», esto es que al realizar el acto sexual mágicamente pasas de ser una persona mediocre a ser un genio. Hill dice directamente que La Investigación Científica de datos de más de 2000 años (que estamos en 1937 y hay pocos datos pero no nombra de quién es la investigación, por supuesto) demostró que «Los hombres que han alcanzado mayores logros son aquellos que han desarrollado elevadas naturalezas sexuales; hombres que han aprendido el arte de la transmutación sexual», y por no decir del culmen de locura de la parte en la que dice eso de «La emoción del sexo es una «fuerza irresistible» contra la cual no puede haber una oposición como la de un «cuerpo inamovible». Cuando se ven impulsados por esta emoción, los hombres se hallan dotados de un superpoder para la acción.» (¿estaremos ante el gran antecedente de personajazos como el coach Álvaro Reyes?). Y estamos ante los pre-inicios de lo que más tarde se conocería como coaching sexual, antes de que existiera el coaching como tal, no tengo ni idea de cómo irá ese rollo hoy día pero visto lo visto tampoco quiero ni saberlo.

Está claro que hay cosas que han evolucionado, otras que no, otras que simplemente se han eliminado y otras que cada autor de autoayuda de ricos para pobres ha añadido a su gusto. Pero no deja de ser todo lo mismo, repetirse el mantra de «si quieres, puedes» una y otra vez a ver si da la casualidad y cuela. Por mi parte creo que para eso ya tenemos bastante con la lotería (no juego a la lotería) o con la religión de cada uno (soy no creyente).

Critica contra el coaching (NO a Felizonia)

Después de escribir esta entrada he llegado a la conclusión
que esta imagen es la mejor para encabezarla. Se trata del
capítulo de Los Simpson de la secta Felizonia, la de «ado-
remos al líder» o «nananana lider, nananana líder».
Considero que esta información es muy difícil que la encuentres toda junta por Internet (tendrás que unir muchas piezas si quieres conocer todo esto). Este texto es un retrato general del coaching, su historia, y una buena crítica al mismo, además de una descripción de las sectas basadas en el mismo. Así que como me llamaba poderosamente la atención este tema y cómo es que tanta gente cae en él como moscas y tanta gente lo aconseja como solución a todo, intenté acercarme al coaching para informarme de todo, para que veáis hasta donde he llegado, he hecho hasta un curso de iniciación en el coaching personal (era gratuito, online y te daban un diploma), y creo que no me ha dejado alguna secuela (lo único que cuando escucho las palabras «cambio» y «optimismo» en el mismo discurso una gota de sudor frío baja por mi cara mientras gesticulo una cara de puro terror); por otra parte en donde trabajo el coaching es lo más entre los puestos de arriba y en las reuniones con los de abajo (es por eso por lo que lo conocí), lo que me ha dado más facilidad para entender esta especie de «felizonia» (Copyright Los Simpson) individualista.

Decir que he dividido este texto en cuatro partes para facilitar su lectura (si no sería ya algo que se puede leer, sino algo de dificultad imposible), las partes son: la muy breve Introducción, la segunda parte titulada El origen del coaching: la historia completa, la tercera parte que es Pero ¿qué es realmente el coaching?: definición y crítica y la última parte que es Sobre las sectas destructivas y algunas conclusiones. La parte de la historia es la más desconocida, en la tercera parte defino y describo el proceso del coaching y además lo critico mostrando además los graves problemas que está trayendo el susodicho, y en la cuarta cuento, además de las conclusiones, como extra describo de qué van las sectas que se basan en el coaching (y que hasta coachs «normales» tachan de sectas). Decir para facilitar aún más la lectura de la tercera parte (pues es algo densa) la he dividido en cuatro partes, por lo que el texto ha quedado dividido así:

1. Introducción
2. El origen del coaching: la historia completa
3. Pero ¿qué es realmente el coaching?: definición y crítica
3.1. El optimismo motivador a toda costa
3.2. La pseudociencia PNL y otros condimentos
3.3. La ley de la atracción para reforzar «el optimismo motivador»
3.4. El cambio y dar gracias por ser despedido
4. Sobre las sectas destructivas y algunas conclusiones

1. Introducción

Así que erase una vez la fiebre o burbuja del coaching, esto es varios países invadidos por un invento «norteamericano» llamado coaching, el cual tiene campos de aplicación de lo más dispares (fijaos que para más inri algunos de estos enlaces que pongo son de universidades): al ámbito personal, el psicológico, al entorno laboral, a la formación, a los caballos, al emprendimiento, al espiritual, a la creatividad, al deportivo, al tecnológico, al financiero, al éxito, al de consultor, al de community manager, al de la buena esposa o al buen marido, al familiar, al de la educación, al sexual (¡cómo no!), al de para que los niños no sufran bullying, saquen buenas notas y «cumplan sus sueños», al ecologismo, al nutricional del poder curativo de los alimentos, a la nutrición en general, al político (una prueba de esto: Fabra iba a contratar un coach por una buena pasta), al artístico y teatral (ah, por cierto, Toni Cantó es coach de esto), a la cocina,… creo que nunca ha existido algo que sea aplicable a campos tan dispares, existen coaching para todo excepto para sacarse los mocos y comérselos (creo…). La cosa llega a ser tan esperpéntica que ya tenemos hasta sectas destructivas de coaching y crecimiento personal[1]. Un coach a simple vista es algo así como un crack, un super-experto que con sólo saber cuál quieres que sea tu meta ya tiene la solución, claro que la solución la tienes que buscar tú con sus indicaciones de felizonia y… Espera, espera, antes de comenzar a definirlo y criticarlo, ¿cómo comenzó toda esta fiebre loca?

2. El origen del coaching: la historia completa

Pues la verdad es que es una historia de lo más curiosa, sé que pueden ser unos tramos de la historia opcionales, pero lo suyo es que la sepamos entera de una vez y no por trocitos diseminados y esparcidos. Lo que viene si no me creéis podéis buscarlo por Google y comprobarlo vosotros mismos, yo sólo he unido las piezas una tras otra, aún así esta parte está plagada de fuentes para ahorraros búsquedas.

Aunque más de un texto sobre coaching habla como si el coaching existiera de toda la vida, como si existiera desde la antigua Grecia (el mejor método de saber si algo existe «de toda la vida» es preguntar a nuestros abuelos por ello, estoy seguro que ninguno dirá que coaching es algo «de toda la vida»), lo cierto es que no. Lo que sí es cierto es que el coaching viene de Estados Unidos, para ser más concretos se considera que su creador fue Timothy Gallwey[2]. Timothy era capitán del equipo de tenis de Harvard en 1960, cuando todavía no había creado el coaching, y… paremos aquí la historia de Timothy (sí, tan pronto), porque antes tenemos que retroceder aún más en la historia hasta llegar a cuando Timothy crea el coaching.

Cuenta la leyenda que Hans Ji Maharaj estuvo enrolado en la Arya Samaj, un movimiento reformista del hinduismo[3], tras no convencerles los hombres santos de las montañas. Así que aprendió yoga para aprender el conocimiento espiritual. Cuando su maestro murió, él dijo que su maestro lo había nombrado sucesor, en fin, por diversas razones al final no lo fue; así que se quedó con unos cuantos seguidores y viajó difundiendo su mensaje. A finales de 1930 sus enseñanzas llegaron a las fabricas textiles de Nueva Delhi. En 1944 este personaje ya tenía; un buen número de seguidores, una casa de dos pisos a la orilla de un río a la que llamó «ciudad del amor», algunos seguidores que vivían con él para ayudarle, y más tarde se compró su coche,… En fin, entre sus hijos destacar que en 1957 nació su hijo Prem Pal, también conocido como Prem Rawat (puede que te suene este nombre), el cual le sucedería en el movimiento que iba a crear tres años después de este nacimiento[4].

Así nos colocamos ya en 1960, año en el que Hans crea la secta religiosa Misión de la Luz Divina la cual recoge sus enseñanzas, de entre la cual me gustaría destacar esa de «los individuos y naciones descontentos e insatisfechos nunca pueden promover una paz duradera en el mundo». En general el objetivo de sus enseñanzas es alcanzar la felicidad, para ello hay que alcanzar la paz personal, a través de las técnicas las cuales son satsang – básicamente un gurú da su charla y las personas que les escuchan la deben de asimilar porque es la verdad -, servicio a la secta y meditación las cuales, en su conjunto, forman una experiencia llamada «Conocimiento»[5]. En 1966 Hans muere y deja el testigo a su hijo Prem Rawat[6].

Volvemos a la historia de Timothy el capitán de tenis de Harvard de los 60’s. Timothy a finales de los 70’s conoció las enseñanzas de la meditación de la secta de la Misión de la Luz Divina (ya cuando Prem Rawat estaba al frente de dicha secta) y las aplicó al tenis, mejorando, según él, su capacidad de jugar[7]. Timothy escribió varios libros sobre su experiencia como El juego interior del tenis (1974), El esquí interior (1977) y El juego interior del golf (1981)[8]. Así Timothy llegaba a decir cosas como «Siempre hay un juego interior en tu mente, no importa qué este sucediendo en el juego exterior. Cuán consciente seas de este juego podrá marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso en el juego exterior»[9] o como «El oponente que habita en la cabeza del propio jugador es más formidable que el que está al otro lado de la red»[2], en síntesis que si pierdes la culpa es tuya porque no has usado bien tu mente, no de lo bueno y profesional que sea tu contrincante. Las enseñanzas de Timothy constituyen la base del coaching de negocios, el coaching personal y el coaching ejecutivo; y estos tipos de coaching constituyen la base de todo tipo de coaching por supuesto. De hecho en el 2000 Timothy publicó el libro El juego interior del trabajo y en el 2009 el de El juego interior del estrés, el primero para motivarnos en el trabajo[10] y el segundo para combatir el «diálogo interior negativo»[11].

A principios de los 80 la secta Misión de la Luz Divina prácticamente estaba disuelta, pero Prem Rawat siguió con sus charlas por todo el mundo difundiendo su palabra, y creó las fundaciones EVI (Elan Vital Inc., 1983-2010) y The Prem Rawat Foundation (2001−)[12]. Por internet hay vídeos con las charlas e imágenes con citas sobre la filosofía de Prem Pal que… mejor que lo veáis por vosotros mismos con un banner:

No es muy distinto a las cosas que uno puede leer de un powerpoint o de un blog, o incluso escuchar a ratos, de cualquier coach personal. Podemos decir que los discursos de Prem Rawat y los discursos optimistas motivadores del coaching suenan bastante parecidos, y ya ni te cuento si observamos la vertiente del llamado coaching espiritual:

Creo que esta imagen es una buena postal para ver como todo lo contado en esta historia al completo del coaching encaja.

Ah, y no, no es la vertiente de coaching espiritual la de las sectas destructivas que decía el artículo de El País que enlacé al comienzo de esta entrada, eso lo contaré después de contar qué es el coaching y criticarlo, lo que nos lleva al siguiente punto:

3. Pero ¿qué es realmente el coaching?: definición y crítica

El coaching en síntesis es una forma de crear un cambio en el entorno a través de un cambio individual inducido por una motivación positiva individual, que promueve huir de las críticas y de las opiniones negativas, y por tanto una sobreseguridad en ti mismo, porque todos (tu familia, amigos, conocidos,… la sociedad en definitiva, no exagero para nada, esto es tal y como lo dicen) pueden intentar en algún momento desmotivarte. A continuación muestro cada eje central del coaching.

3.1. El optimismo motivador a toda costa
Con el optimismo (que si eres lo más importante que hay en el universo, que si todo reside en ti, que si tú eres tu propio héroe… y cosas por el estilo) te aíslas no sólo de lo negativo sino también de posibles críticas porque piensas que son negativas, ¿qué te hace feliz? Tú sigue, y si caes diremos eso de «y lo que nos hemos divertido». La obsesión llega hasta tal punto que hay coachs que aconsejan cosas como no ver las noticias porque no son optimistas porque podrían crearnos «alarmas negativas innecesarias». Para el coaching el no ser feliz es una situación de alarma, no cae que la felicidad es sólo hechos puntuales o estados breves, no todo el tiempo (bien conocido es ese dicho de que el ignorante es más feliz que el que anda con cautela), al igual que uno no puede ser infeliz todo el tiempo (si no caes en una depresión). No, para el coaching tú debes ser positivo y ser feliz obligatoriamente para motivarte, sino la motivación no existe. Para el coaching la solución a todo está en la mente, en el cambio individual para cambiar el exterior.

3.2. La pseudociencia PNL y otros condimentos
Pero como dirían ellos, con el optimismo no basta, así que agarran herramientas que ya existían en el nicho al que van (por ejemplo: si es coaching para el empleo, se añade el hacer currículos, entrevistas de trabajo y demás cosas que ya sabía un orientador profesional normal y corriente, de esos que ya cuesta encontrar con trabajo) y ya le añadimos algunos condimentos dependiendo del oficio, un ejemplo muy común en los cursos y enseñanzas de coaching es el enseñar la pseudociencia llamada PNL (Programación neurolingüística) como una ciencia real, porque claro para los fans de la PNL los movimientos del cuerpo, los de los ojos, las palabras que usamos e incluso la forma de respirar indican lo que estás pensando (y eso que científicos ya han demostrado que no existe correlación entre lo que estás pensando y dichos hechos físicos)[13].

3.3. La ley de la atracción para reforzar «el optimismo motivador»
Para reforzar «nuestro optimismo motivador» y nuestra felicidad obligatoria con otra pseudopsicológia tenemos la polémica «ley de la atracción», la cuál hizo popular y estiró hasta el infinito el nefasto libro de Rhonda Byrne llamado «El Secreto», siendo «El Secreto» dicha ley. La ley dice que si yo pienso cosas buenas las atraeré, si pienso cosas malas, las atraeré, y si pienso cosas críticas, atraeré cosas malas también. Usando las mismas palabras que el libro, para Byrne somos torres de transmisión y nuestros pensamientos crean ondas que se comunican con el universo y éste es el responsable de concedernos lo que pedimos o no según su interpretación de nuestras ondas; para apoyar esto de forma «científica» se basa en una interpretación propia de la física cuántica y de algunas citas aleatorias de Einstein, llegando a afirmar que Einstein conocía dicha ley de la atracción. La situación llega a ser tan psicótica que se llega a redefinir el lenguaje, de forma que ni vale pensar por ejemplo «no me voy a caer» porque «el universo» no entiende el vocablo «no». Rhonda Byrne propone usar esta ley para curarse hasta de enfermedades graves como el cáncer (para ella las medicinas y médicos no sirven de nada), conseguir pareja, atraer dinero (propone que pensemos en recibir dinero constantemente y que incluso que cuando venga una factura saltemos de felicidad y finjamos que es un cheque),… También esta ley se relaciona con nuestros actos individuales. En este libro además de Byrne hay otro porrón de autores que van soltando sus ideas (además de chorrocientas citas fuera de contexto de personajes celebres), un ejemplo destacable (incluso que destaca la misma autora en su libro) de ellos es el coach Bob Proctor (un coach es el maestro en coaching, mientras que un coachee es el aprendiz que recibe el coaching) el cual afirma cosas como que la razón por la que el 1% de la población gana aproximadamente el 96% del dinero del mundo es porque ellos usan y conocen la ley de la atracción y el otro 99% no la usan ni la conocen.

He leído «El Secreto» al completo (se ha notado en el párrafo anterior, ¿eh?) porque no me podía creer que semejante acumulación de charlateneria barata estuviera condensada en un libro, y sí lo está, si no me creen léanlo. Para que se hagan una idea del personaje, esta autora fue la que dijo sobre el fatídico tsunami en Asía del 2006 que la causa era que las víctimas habían atraído el tsunami al tener pensamientos negativos que lanzaban ondas invisibles que le decían al universo que atrajera un tsunami, por lo que las víctimas tuvieron, según su razonamiento, la culpa de morir por un tsunami[14].

La periodista Barbara Ehrenreich escribió un libro que critica todo ello, además de buscar sus raíces y entrevistar a diversos personajes de este mundillo, dicho libro se llama sonríe o muere, en él cuenta cuáles son los orígenes de Nuevo Pensamiento y del optimismo que creó esta «ley de la atracción», además de contar cómo ha llegado a su boom con libros best sellers nefastos como «¿Quién se ha llevado mi queso?» (1998), de Spencer Johnson; «El Secreto» (2007), de Rhonda Byrne; y el súmmum «Nos despidieron… Y es lo mejor que nos ha pasado nunca» (2005) de Harvey Mackay. Estos libros ayudan a pensar cosas como que las desgracias son oportunidades, y que de esta forma no hay razón para quejarse por lo mal que estemos (de esto escribo más posteriormente), además de que nos merezcamos todo mal por «atraer ondas de lo malo». Aunque todo esto suene de chiste (y por tanto pensarás que yo no debería de dedicarle tantos párrafos) los que lo anuncian lo dicen muy en serio, Barbara Ehrenreich en su libro y en sus entrevistas y charlas cuenta cómo los altos ejecutivos y hasta políticos se han creído al dedillo cada una de las historias de esos best sellers (llegando a despedir a gente porque «no estaba de acuerdo con el optimismo de la empresa») y cuenta cómo incidió en la fiebre super-optimista de dar hipotecas basura que, entre otras razones, nos ha llevado a esta situación de crisis (cuenta Barbara que hasta iglesias han cambiado su mensaje para adaptarlos a esta corriente de optimismo sin límites)[15], puedes ver un buen resumen de esto en el siguiente vídeo de una charla de esta periodista:

En resumen la ley de la atracción y el optimismo motivador en general es el «todo lo malo que te pasa es por tu culpa porque no puedes cambiar individualmente a una forma tuya más optimista, motivadora y por tanto receptiva a las enseñanzas del universo», y que todo esto de la ley de la atracción ha sido otra cosa más que ha absorbido el coaching porque casa muy bien con todo este tema del «optimismo interior» para luchar contra todos los fallos están en la mente. Una teoría así refuerza el coaching[16].

A los que obligan a ser optimista se les olvida que además del pesimismo existe una actitud llamada «analítico», «racional» o «neutral», que es la adecuada, la cual te permite analizar racionalmente una situación sin las interferencias emocionales como son el pesimismo ni el optimismo[17]. Así que no nos sirven camiones repartiendo optimismo por las calles de España[18], sólo más educación hacia un pensamiento crítico y difusión hacia este camino.

3.4. El cambio y dar gracias por ser despedido
Y por último está el proceso al que llaman «el cambio». Si no escuchas cosas como «hacer todo por el cambio» (u otra oración machacando con «el cambio») o alguna oración con la palabra «cambio» en el discurso de un coach, y (salvo algunas excepciones) si no ves en el powerpoint de la charla del coach varias citas celebres, fábulas e imágenes o trozos de películas (y si no hay powerpoint al menos en su discurso dirá algunas citas celebres, fábulas u os recordará trozos de películas) para apoyar su discurso; pues seguramente no estéis ante un coach. ¿Pero qué es el cambio? Se supone que el cambio es, según el discurso inicial de un coach, que el coach escucha tu problema (el llamado proceso de escucha activa), él analiza la situación y ya sabe lo que tienes que hacer, así que te ayudará a alcanzar tu objetivo, pero no te dirá cómo sino que te dará pautas y señales de distintos caminos por los que podrías seguir. Como una coach me contó una vez que «el proceso de coaching es enseñar a un niño a andar dejándole solo en la sala vacía (sin muebles alrededor) y tú en la puerta preparado para que sanarlo cuando se caiga».

Todo esto suena muy bonito pero no, en realidad las pautas que da un coach siguen un patrón de aprendizaje que normalmente no se cuenta cuando se describe qué es el proceso de coaching. En el curso gratuito que hice nos contaron el proceso interno que hay que llevar para enseñar a un coachee el camino hasta el final después de varios temas. Antes de describir las etapas, quiero que tengáis algo en cuenta para entender porqué son así. Pongámonos en situación, el coach, como gran maestro que es, piensa que todos tenemos muchas ideas negativas preestablecidas, muchos complejos y creencias que causan su miedo («conflictos internos») para que no llegue a realizar el cambio, y el coachee (el aprendiz) debe de aceptar que él los tiene, y que debe deshacerse de ello y deshacerse de las «personas toxicas» que le inducen a esos complejos (sean familiares, amigos, conocidos, profesores,… todo aquel que no te siga la corriente, hay que huir y no hacerle caso), y asumir en su totalidad el optimismo motivador, para llegar a realizar el cambio. Así el proceso de aprendizaje para el cambio consiste en las siguientes cuatro etapas.

  • Desaprendizaje: esto es la eliminación de las ideas preestablecidas, tus complejos, miedos y demás cosas que «te impiden dar el cambio». Aquí implica el alejarse de esas «malvadas personas» que están dispuestas a decirte «no» o a «ser negativas» indicando posibles peligros. Esta etapa es una planificación de la acción en sí y se realiza después de «establecer una relación» con el coach (esto es cómo serán las reglas, la meta, el plan de trabajo y demás).
  • Cambio: poner a la práctica lo planificado en el desaprendizaje, esto es cambiar tú con el plan que habéis trazado, eliminando «lo que hay en tu cabeza y vida te impida dar el cambio, y aplicar el cambio». Este cambio seguiría un «ciclo de coaching» que consiste en actuar, fallos, revisas con el coach el plan para aceptar nuevas sugerencias, actuar,…
  • Reaprendizaje: ver lo que has aprendido con el cambio y el seguimiento de las buenas prácticas aprendidas.
  • Institucionalización: Transmitir tus experiencias y demás.

En todo este proceso el coach sólo está ahí para asegurar la motivación y que tú no vas a abandonar con tu plan individual hasta llegar a la meta. La pregunta es ¿y si la meta es inalcanzable? pues lo que ocurre es que si la meta es inalcanzable tendrás que fallar varias veces hasta darte cuenta que hay que cambiar la meta hasta hacerla alcanzable.

El problema de «El Cambio» es que esto es muy bonito pero en el ámbito profesional cada fallo puede costar su dinero (por lo que hay que analizar bien la meta antes), y en el personal puedes perder a personas muy valiosas con la tontería de «es que quería dar el cambio y tenía que huir de esa persona toxica». El coaching promueve despedir en empresas a personas por el mero hecho de ser pesimistas o críticas, pues son «personas toxicas» que pueden interponerse en nuestro cambio y contaminar el equipo con sus ideas. Aunque dicha persona sea un profesional de tres pares de narices, tienes que despedirlo porque no tiene una visión positiva.

Por otra parte «El Cambio» para adaptarse al nuevo mercado español promueve ideas sociales y políticas muy peligrosas, no es raro escuchar hoy día en una empresa grande (como para la que trabajo) que la crisis es una oportunidad y que tenemos que adaptarnos al nuevo medio, tenemos que cambiar, tenemos que echar más horas extras (sin cobrarlas porque no olvidemos que estamos en España), perder vacaciones (sin pagarnos por ello), perder jornada intensiva (sin pagarnos por ello), perder derechos laborales (sin pagarnos por ello), perder a tu pareja e hijos porque tu empresa te obliga a mudarte a otro país (y claro, tú debes ser «flexible en el cambio» y has hecho mal en tener hijos y casarte porque eso te ancla a un lugar y eso es malo para la empresa blablabla),… y no quejarse porque eso es una actitud negativa que no promueve el cambio[19]. Lo peor es que hay coachs que dicen que sí, que adelante, que esto no es peligroso para nada, es más van más allá[20], porque claro este tipo de cambio lo apoyan libros como «¿Quién se ha llevado mi queso?» (1998), de Spencer Johnson o «Nos despidieron… Y es lo mejor que nos ha pasado nunca» (2005) de Harvey Mackay. Para esto digo yo que no nos hacen falta coachs, ya con Mariano Rajoy tenemos suficiente[21] y demás gente.

4. Sobre las sectas destructivas y algunas conclusiones

Por lo tanto tenemos: optimismo motivador[22], ley de la atracción para reforzar este optimismo[23], cambio, y, en ocasiones donde se necesite la comunicación verbal (charlas, negocios, pareja, amistad,…), la PNL[24]. ¿Qué nos falta? Pues citas celebres a tutiplén y fábulas para convencer a los coachees (los discípulos del coach).

Sin embargo todo tiene una parte buena, así la parte buena del coaching es que al hacer un uso de herramientas de la orientación profesional que ya existían, ha ayudado a su difusión, además que hay un cierto margen de maniobra que permite que algunos coachs puedan tener cierta libertad en su mensaje, siempre y cuando éste no entre en conflicto con las ideas preestablecidas del coaching. Para los coachs el optimismo no es el mensaje único mensaje, sin embargo ellos dicen que sin él que no serás capaz de hacer cosa alguna. Pero si despojamos el optimismo, las pseudopsicologías/pseudociencias, el cambio individual adaptativo (el mensaje de no intentar luchar por lo tuyo y organizarte), y demás charlateneria barata, nos quedarían en una parte de los casos gente muy profesional (en otros casos gente charlatana y nada más), pero habríamos eliminado todo lo que es el coaching en sí y nos habríamos quedado con las herramientas de orientación profesional de toda la vida. Pero claro, eso estaba mal pagado y no parecía tener tan buena acogida (es más hay quién pensaba que eran chorradas), no tan bien pagado ni con tan buena acogida como el coaching que, para que se hagan una idea, sólo tres sesiones de coaching ejecutivo en infojobs cuestan 450€ + IVA[25], y claro a todos nos gusta comer bien y tener la nevera bien llena.

Por otra parte están las sectas destructivas como el coaching coercitivo o también llamado coaching ontológico o coaching vivencial o coaching de vida. Estas sectas se basan en la marca personal y en crecer personal y profesionalmente, y en eso de lograr alcanzar totalmente la felicidad. Digamos que son el hijo malvado de las distintas ramas del coaching, y el que hasta los coachs del coaching normal intentan evitar o incluso advertir del peligro. No deja de ser curioso que lo que comenzó con extraer ideas de una secta ha llegado a crear una nueva rama que es una secta. Este tipo de coaching tiene como raíz una secta llamada Mind Dynamics (1962) que incluía también la PNL, que luego pasó el testigo a la secta Leadership Dynamics,… y en fin finalmente estos programas terminaron fusionándose con el coaching y adquirir los nombres de coaching coercitivo/ontológico/vivencial/de_vida[26]. En estas sectas de autoayuda (en las que el maestro también se denomina como coach), además de las técnicas del coaching (sí, el «todo lo que te pase, bueno o malo, será culpa tuya (no olvidemos la ley de la atracción)», e incluso la lluvia de citas celebres, hasta eso), se incluyen técnicas sectarias y destructivas como el clásico lavado de cerebro, someter a los coachees a falta de sueño, someterlos a falta de alimento, al aislamiento total y la manipulación de todos los coachees[27].

Como conclusión final, respecto a buscar un culpable del actual auge del coaching hay, generalmente, dos posturas: hay liberales que piensan que el coaching es una herramienta del estado el cual que quiere seguir existiendo como tal, obligarnos a obedecer a través de su optimismo barato, para que aceptemos el seguir pagando al estado y que éste siga con su vida de «a todo lujo y patada hacia delante»; hay gente de izquierdas que piensan que esto es el coaching una herramienta más del feroz neoliberalismo y capitalismo que está arrasando con todo y quiere continuar arrasandonos a toda costa. Lo que hace pensar que independientemente de la ideología adoptada, todo parece indicar que el triunfo del coaching no es más que parte de este sistema actual, al que le damos igual, y en el que el poderoso quiere seguir con sus privilegios. A mí, personamente, me gusta pensar que este auge del coaching no es más que algo que sucede porque hay gente que «está harta del pesimismo» y de las malas noticias, y quieren buscar una forma de seguir viviendo, pero sin protestar (porque dicen eso de que «está visto que no sirve de nada protestar»), y el discurso del coaching es muy bonito y lo toman; por otra parte hay gente que sigue viviendo bien, que aunque todo el mundo está en crisis ellos apenas han tosido por esta crisis (véase ejemplos como un alto cargo en la administración pública o un buen cargo político a medida gracias al cuñado/amigo/hermano/padre/…), y claro el discurso del coaching refuerza su posición y les ayuda a decir al que está en paro y al que sufre por culpa de esta crisis, la cancioncita de «yo es que me preparé bien y por eso sé adaptarme y tú no». No es optimismo sí u optimismo no, es más bien elegir entre: ser idiota, no protestar y seguir las ordenes del sistema calladito (para el cual si fallas siempre, la culpa es tuya); o bien analizar tú situación, recordar eso de «solo no puedes, con amigos sí», y lograr vuestros objetivos con el diálogo buscando el consenso o luchando (todos y unidos) por vuestros derechos (si la otra parte no quiere consenso alguno).

Me he dejado muchas cosas (esta entrada es muy larga – y he tenido que acortar mucho porque tengo más material de esto, pero no quiero que esto pase a ser 50 páginas para leer en ordenador, ya con una extensión de 11 páginas en un Word es suficiente -, la más larga, con más notas, con más enlaces y la que me ha llevado más tiempo de todas las entradas y textos que he hecho en mi vida para un blog) pero bueno espero que alguien sea capaz de leer esta entrada entera (porque es de una gran útilidad), si ha sido capaz de leer todo esto no sé si invitarle a una gran borrachera, darle mi total amistad y agradecimientos o yo que sé. En fin, sea como sea, muchas gracias por leer esta crítica al coaching, una de las más completas y desgraciadamente de las pocas que leerás por toda la red de redes (y que espero que hayan más críticas al coaching por parte de más gente). No descarto escribir más cosas críticas contra el coaching, y espero que seas quién seas te haya sido, de alguna forma u otra, útil toda esta información.


Notas:
[1] Más de 50.000 catalanes son miembros de sectas destructivas, Jessica Mouzo Quintáns (El País, 10 MAY 2013) y debajo del titular «Los expertos alertan de un repunte de grupos de manipulación psicológica camuflados tras las etiquetas de ‘coaching’ y crecimiento personal»
[2] Para que veáis un enlace de la historia contada por ellos, para ser exactos contada por el «instituto europeo de PNL» (en la siguiente sección a la del origen del coaching contaré con más detalle lo de la pseudociencia del PNL): Orígenes del Coaching.
[3] Para quién le interese profundizar en esto: Arya Samaj – wikipedia, más de esto no he querido mirar porque ya he tenido suficiente.
[4] El artículo de la wikipedia inglesa sobre esto es bastante completo (31 citas, una buena parte de ellas libros) Hans Ji Maharaj – wikipedia.
[5] El artículo de la wikipedia inglesa sobre la secta de la Misión de la Luz Divina es muy completo (169 notas y montones y montones de libros como referencia) Divine Light Mission – Wikipedia, también he querido dejar algunas referencias más en la siguiente nota sobre gente que ha salido de dicha secta.
[6] En Ex-premie varias personas que vivieron dentro de la secta de la Misión de la Luz Divina cuentan sus experiencias (la versión en castellano de dicha web está bastante abandonada). Aunque, como contaré posteriormente, dicha secta ya no sigue en activo Prem tiene una fundación desde la cual promulga el mismo mensaje sectario. Si prefieres un resumen en Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas – Ex-adeptos de Prem Rawat explican lo que vivieron dentro de la secta tienes uno.
[7] La relación de Timothy con las «enseñanzas» de Prem Rawat no es algo que ha ocultado precisamente. Así en en Prem Rawat – Wikiquote podemos leer la siguiente declaración de Tim Gallwey:

Prem Rawat does not speak from prepared notes. He speaks from his heart. And he speaks to that part of us which understands and recognizes truth as something that it has already always known. As a writer and lecturer, I travel in the realm of ideas. As a result of listening to Prem Rawat’s expressions, I now know that wherever I travel—in thought or in geography—that there is a home within me. A home that, instead of the complexity of thought, the simplicity of peace resides. I credit Harvard for opening the doors of my mind, and I credit Prem Rawat for opening the door to my heart of hearts. In a very practical way he has allowed me to access the deepest feelings of peace, of fulfillment, of freedom. Free of any external catalyst. And for me, as Robert Frost put it simply, this has made all the difference.” [Tim Gallwey, author, The Inner Game of Golf/Tennis and other Inner Game books. Harvard Unversity, Sanders Theatre, July 22, 2004]

En The Life and Career of Prem Rawat – (a work in progress), sitio donde podemos leer un proyecto de escribir la biografía de Prem Rawat, en él podemos leer una biografía de Tim y su relación con la Misión de la Luz Divina, con declaraciones de Timothy en entrevistas al The New York Times, donde afirma cosas como «Meditation is permanent; it’s more blissful than orgasm», también hay algunos vídeos de declaraciones del propio Timothy. También podemos leer en THE GOLDEN AGE – Darshan For All que Tim Gallwey participó dando sesiones de satsang, pero vamos era normal teniendo en cuenta que llegó a creer que el mismo Prem Rawat era Dios. En fin.
[8] Ah, se me olvidaba. También en la wikipedia inglesa puedes leer una muy breve biografía de Timothy Gallwey en la wikipedia inglesa donde podemos leer una vez más su relación con Prem Rawat y qué las aplicó al tenis, obteniendo así el coaching aplicado al tenis. Timothy Gallwey – wikipedia.
[9] Declaraciones extraídas de otro texto sobre la historia del coaching contada por coachs, para verlas dirigiros a la página 5, en el apartado Influencias del Entrenamiento Deportivo. Lo anterior es bastante «de relleno», porque en la realidad la única «filosofía» aquí es llenar un powerpoint de citas celebres, imágenes de películas, enseñanzas orientales, alguna que otra frase del estilo «piensa que Tú eres la persona más importante»,… etc etc.
[10] Podéis leer la sinopsis del libro en cualquier tienda virtual, por ejemplo la de la fnac El juego interior del trabajo – Fnac. Un dato interesante, para que veáis lo influyente que es este personaje, y que podéis leer ahí (justo en la sinopsis) es que Timothy Gallwey «[…]Ha enseñado las técnicas del Juego Interior a los directivos de las principales empresas norteamericanas, entre ellas AT&T, Coca-Cola, Apple, XEROX y Lockheed.[…]».
[11] En fin, por si no os lo creéis, en casa del libro tenéis la sinopsis del libro.
[12] Notese que me estoy ahorrando muchos detalles de la historia de esta secta tantos de sus años dorados como de su declive, por no alargar más la historia de forma innecesaria. Resumiendo, la secta llegó a su auge en todo el mundo en 1976 y sin embargo a finales de los 70’s había perdido casi el 80% de los seguidores por culpa de «factores internos», por otra parte algunos miembros fueron violentamente secuestrados y «desprogramados». Aunque ya para entonces el coaching estaba más que creado. De película, vamos.
La cosa es que Prem Rawat tuvo que cambiar un poco su mensaje (adoptando elementos del oeste y eliminando ciertos elementos indios para que su mensaje fuera independiente de la cultura, creencia o estilo de vida) para que dejase de vérsele el plumero. Toda esta información la puedes leer de forma más intensiva en el apartado Westernization del susodicho artículo en inglés sobre la Misión de la Luz Divina en la wikipedia.
Otro detalle es que Prem Rawat vivió y vive una vida de estrella del rock, con sus coches, mansiones, jet privado, sus viajes, sus borracheras, sus drogas, sexo con algunas de sus seguidoras y luego «si te he visto, no me acuerdo»,… En la versión en castellano de la web de ex-premie hay un texto hecho a partir de varios de la versión inglesa de la web que se titula El auténtico Prem Rawat.
[13] Como prueba de esto enlazo un artículo de la arp-sapc (la sociedad para el avance del pensamiento crítico) llamado: LA PSICOLOGÍA CIENTÍFICA Y LAS PSEUDOPSICOLOGÍAS – arp-sapc. El punto 4 de ese artículo es el que habla de todo este tema de que la PNL no es más que una pseudopsicología que se aprovecha de que puede sonar como disciplina científica neurológica guay.
[14] Por si no te lo crees, lo puedes leer por ti mismo en la entrevista que le hicieron a Rhonda Byrne para el dailymail, las palabras de la reportera y de la escritora fueron las siguientes:

[…]The hundreds of thousands killed in the Asian tsunami, the thousands who died on 9/11, the millions put to death in the Holocaust? Are we simply to assume it was all their own fault?
Byrne sounds rather weary as she skirts round this subject in her book but, basically, her answer is an extraordinary yes.
«By the law of attraction, they had to be on the same frequency as the event,» she says, allowing only a small concession: «It doesn’t necessarily mean they thought of that event.»[…]

[15] Además de comprar el libro, puedes leer una entrevista que hizo el diario El País a Barbara Ehrenreich en Optimistas a la fuerza, pase lo que pase, y si te quedas con ganas de más, puedes leer una larga sinopsis y resumen del libro en El lado oscuro de «Felicilandia». Además del vídeo ilustrado con dibujitos y con una charla de fondo de esta autora. Barbara Ehrenreich – Sonríe o muere (subtítulos en español), este vídeo es el mismo que incluyo un poco más tarde en el párrafo al que pertenece esta nota.
[16] Por si no me crees aquí te dejo toda una búsqueda en google de coaching y ley de la atracción, basta con verla para ver la clara relación entre ley de la atracción y coaching. Y si no me crees con lo de Bob Proctor, aquí tienes el enlace de su web sobre coaching para que veas que él es coach y todo el material que puedes comprar de él sobre ello.
[17] Ni yo pensé que algún día enlazaría desde mi blog un artículo del huffingtonpost.es, pero lo cierto es que la psicoterapeuta María Ibáñez y el psicólogo Jesús Jiménez escribieron un artículo interesante sobre esto llamado El pensamiento positivo no funciona.
[18] Tenía que decir esto para mostrar hasta dónde ha llegado la obsesión por el optimismo, la empresa de reparto Envialia dedica todos sus esfuerzos a repartir optimismo con mensajes como «si estás leyendo esto te sobran motivos para sonreir» en sus camiones. En la información básica de su página de Facebook cuentan que » En envialia disponemos de más de 1.400 vehículos cargados de optimismo».
[19] Sin ir más lejos hace unas semanas estuve escuchando este programa de Vaughan Radio del 24 junio 2013 en el que (tras una hora, 53 minutos y 26 segundos) aparece una coach hablando en perfecto español todo el rato – se trata de Helena López Casares que es una invitada que suele salir en el programa de Cloverdale (vamos el programa del señor Vaughan) sobre una vez al mes, además de socia de Vaughan; tranquilos hay más coachs en la radio y cuando no programas «en positivo» como en la Cope con «Andalucía en positivo» – y la mujer además de mostrar un evidente clasismo diciendo cosas como que «las personas negativas están en las clases altas» promovía el despido de las personas que mostrasen un cierto pesimismo (pone un ejemplo de una persona que «decía siempre que no», pero no habla de si tenía fallos o no que mostrasen que no fuera un buen profesional, sólo dice que no era de los que decían sí como loco a toda decisión). Así en el fragmento del audio que va desde 2:31:35 hasta el 2:34:35 alcanza la cosa su parte cumbre con dicha propuesta para llegar a decir que toda persona que no sea positiva piensa un «si todo lo que puede ir mal irá mal, entonces ¿para qué voy a hacerlo?», y posteriormente es cuando entra en susodicho clasismo barato. No puedo tachar de detestable todo el discurso de Helena (no creo que cualquier persona sea el diablo, todos tenemos lo nuestro; además que ella estaba leyendo el discurso de otro «hombre sabio experto» para ella aunque se mostrase tan de acuerdo con él), pero discrepo en todo lo que dice que suene a su ideología optimista tan dañina, la crítica es muy necesaria, sin ella todo el mundo decidiría a lo Zapatero o a lo Rajoy, con el optimismo como bandera, y ningún miembro del partido discrepando (y si uno discrepa aislarlo hasta que dimita él/ella por sí mismo/a), aunque la situación pinte mal y nuestros derechos decrezcan cada vez más (ironía que mientras escriba esto soy consciente que la ultraactividad de mi convenio laboral caduca mañana lunes, lo que conlleva una buena merma en mis derechos como empleado español, y que tenga que escuchar más discursos de este estilo de «¿Qué dices que vas protestar? ¡Serás negativo de mierda! Anda cállate esclavo, adáptate al Cambio o me encargaré de que te pudras en la puta calle y que nadie vuelva a contratarte, porque crearé una fama entre empresas de que eres un negativo de mierda.»).
[20] Un ejemplo lo podemos ver en esta entrevista de la Vanguardia al coach Raimon Samsó, autor de ‘El código del dinero’: «Los salarios bajan por la ley de la oferta y la demanda, no por la crisis». Es para llevarse las manos en la cabeza y decir «¿por qué señor? ¿por qué?».
[21] Recordatorio: el mensaje electoral del PP de súmate al cambio, el libro de Rajoy con «su proyecto de cambio para España», las 100 propuestas del PP para el cambio,… por no hablar del mensaje optimista de Rajoy cada dos por tres y que «sus propuestas de cambio» han funcionado (como siempre decimos los que pensamos en los problemas basarse en el paro del verano: nos veremos en octubre).
[22] Que insisto, que ya hay hasta días internacionales/mundiales como: El Día Internacional de la Felicidad e incluso El Día Internacional de la Diversión en el Trabajo (promovido en España por la consultora Humor Positivo, sí porque el humor negro se ve que no les gusta, tal vez porque el humor negro es como las piernas, hay quién las tiene y hay quién no), que vamos que apuestan fuerte y ya han convencido hasta a la ONU para promover «lo positivo» y «la felicidad» como motivación.
[23] Que insisto, que tenemos un cirujano llamado Mario Alonso Puig que cree en estas locas teorías de tener un pensamiento positivo para que consigas curarte (un tipo, que, por cierto, da charlas para sitios de la talla los congresos del Instituto de la Felicidad de Coca-Cola), que cuidadito con los médicos.
[24] Que insisto, que aquí tenemos a Elsa Punset (la hija de Punset) dándolo todo por el optimismo y el supuesto lenguaje corporal para «saber lo que el otro está pensando» y no sólo en el programa de papá Punset o como antaño en El Hormiguero, sino también en conferencias o en libros (¿por qué dicen «inteligencia emocional» cuando, en realidad, quieren decir PNL?). Y por cierto, no creáis que Elsa está sola en lo de las locas teorías, Eduardo Punset no es un precisamente santo: «Fiarse de Punset en ciencia es como tener de referente musical a un sordomudo que no sabe de solfeo».
[25] Pueden ver este precio y el de 750€ + IVA por 5 sesiones en Coaching ejecutivo – infojobs.
[26] En Las sectas del engaño – diario imagen poblana te cuenta un poco sobre las raíces de esta secta y como terminó añadiendo el coaching a sus programas.
[27] No pienso dedicar a este tema mucho más porque no es el objetivo principal del texto (el cual es darle caña a los puntos malos del coaching, dando lugar a una crítica contra el coaching que tan poquita gente hace o se atreve a hacer; no es el objetivo apretar hasta el fondo en este punto débil, ni llegar a decir una falsedad del estilo que todo el coaching en el fondo es igual al coaching coercitivo, porque no es así, no llegan, ni de coña, a este extremo), pero es necesaria su difusión dada la gravedad del asunto. Así que dejo los siguientes reportajes y testimonios que hay por la red, la verdad es que da mucho miedo lo que algunos son capaces de hacer porque te prometan la felicidad total o crecimiento personal y profesional (por cierto también los talleres de esta secta son bastante caros, razón de más para evitarlos; advierto que aunque ponga enlaces de diarios extranjeros, aquí en España hay también de esto, y si no vuelvan a mirar el enlace de la nota [1]):