Asfixia

Retornando con una de las secciones olvidadas de este blog: la sección de películas. Y tengo bastantes con las que actualizar, lo que pasa es que nunca me pongo a ello.

En este caso se trata de una película que antes de verla me leí el libro, algo muy aconsejable en este caso. Hay una diferencia un poco grande entre ambos, al igual que pasa con la película de El Club de la Lucha y el libro (sí, El Club de la Lucha es del mismo autor que Asfixia): el libro es más oscuro y más duro que la película. El libro te cuestiona ideas que antes de leerlo te parecían claras, la película extrae los momentos más cómicos del libro y con ellos hace una comedia.

Para que os hagáis una idea el libro comienza con estas líneas:

Si vas a leer esto, no te preocupes.
Al cabo de un par de páginas ya no querrás estar aquí. Así que olvídalo. Aléjate. Lárgate mientras sigas entero.
Sálvate.
Seguro que hay algo mejor en la televisión. O, ya que tienes tanto tiempo libre, a lo mejor puedes hacer un cursillo nocturno. Hazte médico. Puedes hacer algo útil con tu vida. Llévate a ti mismo a cenar. Tiñete el pelo.
No te vas a volver más joven.
Al principio lo que se cuenta aquí te va a cabrear. Luego se volverá cada vez peor. […]

Imagínate como prosigue la cosa.

En cambio, el tráiler de la película es el siguiente:

En líneas generales, yo soy de los que piensan que el director no captó la idea del libro. Además hace la misma faena que el director de El Club de la Lucha: cambiarle el final a la historia. ¿Por qué? Bueno supongo que los finales de estos libros son algo duros para personas “normales”.

La historia, tanto del libro como de la pelí, trata de un ex-estudiante de medicina que ha terminado siendo un adicto al sexo y que ha dejado su terapia de 12 pasos para curarse de su adicción. El problema, y aquí es donde bifurcan la pelí y el libro, es la forma de tratar el tema: mientras en el libro vas viendo como va siendo necesaria su cura, en la pelí la cosa se muta en un “problema de impotencia”.

Lo bueno es que el problema de la madre lo aborda bastante bien. La madre del personaje principal tiene un Alzheimer que le impide reconocer a su hijo, lo que hace que cada día que lo ve se invente quién es él. También las subtramas del amigo, el cual es un personaje que cada noche busca una piedra, se la trae a casa, la limpia y la guarda, pero llegando a un punto de estado “yonki de las piedras” en el que llega a acumular piedras por toda la casa, pues ya no buscaba sólo una piedra cada noche.

El momento giro de tuerca brutal que suelen tener las novelas de este autor (si has visto la pelí de El Club de la Lucha creo que sabes de lo que te hablo: ése momento de “¿Quién es Tyler Durden?”), también lo aborda, aunque lo cambia un poco para que no resulte tan dañino a una persona “normal”.

En cuanto a la trama de la asfixia, no la termina como en el libro. La verdad es que no la termina. Vamos, tanto en el libro como en la película, el personaje principal cada noche va a un restaurante y come hasta asfixiarse, en ese momento siempre alguien del restaurante lo salva, y ese alguien siempre le mandará dinero cada cierto tiempo, recordandole que le ha salvado la vida en tal día y que siempre estará dispuesto a ayudarle. Es la forma rastrera con la que el personaje principal consigue pagar muchos gastos que no puede pagar con su trabajo, en el libro esta trama tiene su final justo en el final del libro, en la película deja esta trama muy apartada. Supongo que es una de las razones por la que cambia el final a otro más comercial y accesible.

Aún así no deja de ser entretenida y bastante fiel, visto lo visto (véanse: Un mundo feliz, Guía del autoestopista galáctico o La reina de los condenados, grandes libros pero malas películas). Recomendable para pasar unas horas entretenido, siempre y cuando no tengas complejos, claro. Eso sí, si lo que buscas es una buena historia, ten claro que el libro le da mil vueltas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en libros películas música cómics whatever el por .

Acerca de Griseo

Demonio infernal que escribe de muchas cosas supuestamente divertidas. Igteísta y en contra del coaching y similares. Entre sus aficiones está leer libros, escuchar música de todo tipo (ese clásico de los creadores de "salir con los colegas"), recolectar noticias curiosas o conocimiento inútil y devorar almas (como todo buen demonio infernal que se precie). Autor desde los inicios y administrador de este blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s