Inestabilidad

Por estas fechas toca ese momento por el que toda persona que tiene ya un año de experiencia trabajando sin cobrar en negro, debe pasar: consultar con su padre y/o madre el tema del borrador de la declaración de la renta.

Así que lo pides por internet y una vez que lo tienes antes de darle a confirmar como una loca, decides preguntar a tus padres eh, cómo puedo ver si no se han equivocado. Entonces averiguas porqué tu padre te preguntaba los primeros meses trabajando si habías recibido tu nómina, y si la respuesta era afirmativa decía que la guardaras bien.

En estas últimas semanas ha llegado otro de esos momentos en los que me pregunto ¿para qué tengo tanta presencia en la red? He abandonado mi perfil de Twitter y volví a abrir mi perfil de Tuenti durante un fin de semana para contactar con unos amigos, con los que finalmente contacté con mi móvil, entonces volví a cerrarlo. Porque mi relación con mi perfil de Tuenti es inestable. Porque sólo lo uso para ver qué ha pasado con ciertas personas.

Siento la carga sentimental que estoy a punto de lanzar al lector. Supongo que es lo que tiene un blog personal, lo mismo lanzas opiniones, ideas o pensamientos, que sentimientos y sucesos relacionados con éstos.

Mi blog ha estado a punto de morir. Mentiría si dijera que fue en esta semana porque en realidad sucedió la semana pasada, y fue antes de la anterior entrada. Recuerda que sólo publico en este blog a modo de terapia. Cuando no puedo soportarlo más y siento que sería muy pesado para alguien sujetar todas las palabras que componen cada entrada. Sólo cuando eso ocurre, escribo. También lo hago, a veces, cuando estoy aburrido. Pero lo cierto es que si hablo con las personas adecuadas, muere una posible entrada personal para este blog.

La semana pasada no miré apenas las noticias. Me puse a estudiar y a terminar muchas de mis cosas pendientes. Terminé dos cursos, salí con gente a la que no veía desde hace tiempo (parte de la culpa la tiene la “normalidad” de la cifra del paro español que ha alejado a ciertas personas de mi vida, las cuales han tenido que emigrar fuera de Andalucía, bien a Barcelona o a Madrid, la otra parte de la culpa reconozco que es mía), y cuando llegó el sábado me dije que era una persona que no tenía motivos para escribir en un blog. Era como antes de todo. Como aquella etapa de mi vida en la que lo más que escribía en un blog era una entrada al mes.

Lamentablemente me duró hasta el domingo, cuando sentí que el lunes estaba cerca, que la rutina se comería mi tiempo libre, y, lo peor, alejaría a esas personas a las que volví a ver. No es justo, yo no debería tener un blog a modo de terapia. Todas las semanas deberían de ser como esa semana, aunque tuviera que trabajar, el mero hecho de volver a ver a aquella gente el fin de semana merecería la pena. Pero, a veces, ésta es la única forma de sobrevivir.

Durante el trabajo a veces pongo los audios del Vaughan, aunque sean como ruido de fondo, otras pongo música, y por las tardes Carne Cruda de Radio 3 antes de comer, y después de comer escucho Asuntos Propios en radio nacional. Así cuando estoy a punto de desear dejarlo todo de golpe o de desear gritar a alguien lo que pienso, hay una voz que está ahí y que mantiene una cierta cordura, y que, por tanto, me calma. Cuando vuelvo a casa tras mi horario de 9 horas de lunes a jueves y 7 horas los viernes, intento vivir un poco y cocino mi almuerzo para el día siguiente. Esto es lo que soy de lunes a viernes. Tan normal, que hasta yo mismo me río cuando hay gente que me llama máquina o crack.

Dentro de exactamente 30 días se acaba mi contrato de trabajo con la empresa en la que estoy, dicha empresa está empezando a notar bien la crisis, y aunque sea una poderosa multinacional han comenzado los despidos. Parece que no queda trabajo en Málaga para un programador con un año de experiencia en Java. Por supuesto que mis padres intentan hacer todo lo posible por retenerme, pero ¿y si no me contratan luego? ¿Y si me contratan por un sueldo más bajo (gracias nueva reforma laboral)? ¿Y si sigo en dicha empresa con casi el mismo sueldo toda la vida, sin posibilidad de poder llegar a independizarme?

Oigo historias de gente que está allí desde hace años y que tienen condiciones de trabajo bastante nefastas. Sé que irme fuera de Andalucía puede ser peor al principio, pero conozco a gente a la que le ha sentado bien viajar, y otros que al principio les fue odioso pero después se acostumbraron a un nuevo estilo de vida. Dicen que lo mejor que puede hacer un programador es ir cambiando de trabajo de programador, para ir subiendo de puesto más rápido.

Me toca mirar mis nóminas. Mientras pruebo suerte con otra oferta de trabajo, mientras vuelvo a lanzar mi currículo, a contestar cuestionarios, escribir otra carta de presentación adaptada, estar atento al móvil, estar atento al email, prepararme para la vuelta a las entrevistas de trabajo y, sobretodo, intentar respirar para mantener la cordura mientras tanto.

Llega el viernes, no tengo tiempo de tener lista una entrada para el blog. Llega el sábado, necesito escribir sobre esto pero no quiero porque lo veo tan personal, y no se me ocurre nada más sobre lo que escribir. Llega el domingo a las doce de la madrugada, necesito escribir sobre algo pero aún no sé sobre qué, pienso en la sinceridad y que a mi blog le debo una disculpa, por salvarme de alguna u otra forma. Por aclararme las ideas y ayudarme a pensar, tal vez deba escribir sobre ello.

Mi padre está escandalizado con la cantidad que sale a devolver. Me dice que Hacienda me ha “robado” demasiado todos los meses. No sé si decirle que la culpa es de las decisiones de cierta empresa para la que trabajo que me pusieron cierto porcentaje de IRPF, o que la culpa es de que hay demasiados recortes como para que Hacienda pueda investigar bien lo que cada persona debería aportar al mes. Al final no le digo nada, supongo que Hacienda somos todos.

Notas:
Sin notas.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en my life el por .

Acerca de Griseo

Demonio infernal que escribe de muchas cosas supuestamente divertidas. Igteísta y en contra del coaching y similares. Entre sus aficiones está leer libros, escuchar música de todo tipo (ese clásico de los creadores de "salir con los colegas"), recolectar noticias curiosas o conocimiento inútil y devorar almas (como todo buen demonio infernal que se precie). Autor desde los inicios y administrador de este blog.

2 pensamientos en “Inestabilidad

  1. Griseo Mitran

    Algún día volveré, que por eso no lo he cerrado. Pero lo que no sé es cuándo lo haré. xD Puede ser dentro de un año, o tres años. Pero no creo que sea pronto, por ahora no tengo muchas ganas que digamos de volver a Twitter. 😦 No sé. La vez que cerré mi antigua cuenta de Twitter tardé un poco más de un año en decidirme a volver a hacerme una. ¡Un saludo!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s