Por qué ya no colaboro en blogs

Lo que voy a contar fue una experiencia diferente a la de PdP, página en la que he dejado mi colaboración, aunque es una experiencia relacionada pues también era escribir en un sitio de forma altruista, esto es sin cobrar ni un duro[1]. Nunca he escrito sobre esto, pero me parece adecuado sacar el tema, porque es un tema curioso y del que poco hablamos los que escribimos en blogs.

Hace unos años (algo más de seis años) unos compañeros de carrera y yo participábamos en un blog en el que hablábamos de las alegrías y penas que suponía estar en una carrera de ingeniería informática (quejarse en internet estaba está de moda). Los compañeros que crearon el blog lo llamaron Gatuma, actualmente está borrado. Lo cual es normal, ya no tenía actividad desde hace años, además que hemos cambiado mucho, por lo que ya no valía la pena su existencia.

Fue divertido mientras duró. Como suele pasar en esos casos todos teníamos mucho tiempo libre, lo cogimos con ganas y escribíamos a menudo. Algunas veces eran quejas, otras textos humorísticos (pero sobre temas que sólo entendían los que solían leer el blog o los autores del blog), textos informativos, curiosidades de ejercicios y exámenes,… Pero pasó un año y medio y todos dejamos de escribir allí.

Por aquel entonces solía leer blogs en los que colaboraban gente que eran amigos, en especial blogs de humor, como fue el blog, ya cerrado, de El Pito Doble. En cierta forma tener un blog colaborativo era supuestamente algo divertido, los participantes del blog escribían y llegaban a comentar en entradas de otros participantes, lo que, en cierta forma, animaba a que comentaran gente que en un inicio era solo lectora. Lo que animaba a que siguieras escribiendo en dicho blog. Creando así un clima que a vista de los lectores era diversión lo que se respiraba allí.

Era el tiempo de la moda de los blogs, la moda de la colaboración divertida. Todos querían tener un blog y todos leían blogs, es más el blog era el futuro; y el participar en un blog colaborativo era lo más. Se daban miles de tácticas para escribir en blogs y tener éxito, que básicamente consistían en dejar de ser tú el que escribiera, mecanizarte, cambiar todo lo que haces, pensar siempre en los lectores (su moral, su personalidad, su poca capacidad lectora, ser asertivo en los comentarios,…). Hoy día las redes sociales son el futuro, escribes cuatro frases tontas en Twitter que tengan que ver con los TT del día, y te agregan montones de perfiles con el “soy community manager” en la bio, perfiles que te dicen cómo debes tuitear para tener éxito. Al menos, por suerte la mayoría de gente que escribe en blogs y en twitter somos los guays que nos negamos a seguir los dictados de los gurús, y hacer los que nos sale de la polla.

En nuestro caso escribimos durante unos meses de invierno y primavera, luego llegó el verano, paramos de escribir en el blog, pasó el verano, y después ya se publicaba poco en dicho blog, hasta llegar a no escribirse nada.

Hoy en día la gran mayoría de blogs en grupo suelen estar profesionalizados, están adaptados a un solo tema que no suele ser humorístico, no se comentan entre ellos[2],… En fin, en contra de esta tan típica añoranza a los antiguos tiempos que a todos siempre nos invade en cualquier momento, entonar aquella cantinela de “cualquier tiempo pasado fue mejor”, lo que significa que tenemos mala memoria, y que lo pasado no es tan bonito como cuando se cuenta en el presente.

Así en un blog colaborativo, como los de antaño, los autores se queman de escribir siempre lo mismo y de ser un determinado personaje de ese blog; te cansas de ser el que participa más o de que siempre te digan que tienes que participar más y que hay que ver que no escribes nada; hay participantes que nunca llegan a escribir, ni comentar, ni ver siquiera la página; algunos comentarios de gente, que no son autores del blog, se están metiendo donde no le llaman; nuevos problemas en tus amistades debidos al blog (típicos problemas de la internet social: que si hay que ver que le comentaste a tal persona y a mí no, que si eres un plasta que no dejas de comentarme, que si hay que ver que siempre estás en el blog de mal humor,…);… Y por algo se termina dejando de escribir: todos tenemos otras cosas más importantes que hacer, estás cansado de ser un personaje que escribe sobre el determinado tema y de la determinada forma que se espera de ese personaje (esto es: quieres escribir sobre lo que te salga de la polla, y no puedes porque alguien se quejaría de que ya no eres el mismo, has dejado de ser tú, que para escribir esas cosas ya estaba tal personaje y blablabla), y si cada vez lo que escribes en ese blog sirve para menos (lo lee y lo comenta cada vez menos gente), te quemas y lo dejas. La realidad es que nunca fue divertido, ni siquiera si no te fuerzan a escribir, pero en mi caso fue parte de una buena época aunque no lo repetiría[3].

No hubo despedidas ni un solo adiós en aquel blog. Eramos tantos y en más de dos años ya habría sido difícil quedar (aunque fuera por internet) para hablar sobre ello y ponernos de acuerdo para publicar algo en plan “esto se cierra”. Además, ¿quién seguiría esperando una entrada de un blog que ya llevaba abandonado tanto tiempo? Fue lógico que quienes lo llevaban lo cerraran y punto.

Para terminar de cerrar el tema pero con buen humor, dejo el siguiente vídeo, que es de entre las cosas que mejor recuerdo que se publicaron en dicho blog, de otras muchas ni me acuerdo, la verdad. Alguien puso ese vídeo en dicho blog, el cual hicieron unos estudiantes de ingeniería sevillanos, vídeo que nos llevó a varios comentarios sobre el tema. Vídeo que recordé hace unos días y que consiste en una revisión de examen humorística y en verso.


Notas:
[1] En el caso de PdP fue distinto, ya que no era un blog colaborativo en sí, es más, cada cual escribe de un tema que puede ser muy distinto. Tener una sección ahí es lo más parecido a tener que postear en un blog personal un día a la semana, pero teniendo unas ciertas normas que cumplir y con gente que publicita en redes sociales lo que escribes. Y la verdad es que lo he dejado por las razones que dije en el último texto que escribí allí.
[2] Aunque algunas veces dicen a raíz de lo comentado por mi compañero tal en tal he escrito esto sobre tal, no tienen una vida interna que anime a participar en ella.
[3] Colaboración puntual voluntaria sí. Colaboración constante en un blog colaborativo, no.
Anuncios
Esta entrada se publicó en my life y está etiquetada con , , , en por .

Acerca de Griseo

Demonio infernal que escribe de muchas cosas supuestamente divertidas. Igteísta y en contra del coaching y similares. Entre sus aficiones está leer libros, escuchar música de todo tipo (ese clásico de los creadores de "salir con los colegas"), recolectar noticias curiosas o conocimiento inútil y devorar almas (como todo buen demonio infernal que se precie). Autor desde los inicios y administrador de este blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s