La visita de Jordi Évole

De izquierda a derecha, los periodistas: Toni Garrido, Jordi
Évole, Ana Pastor y Juan Ramón Lucas. Cuatro periodistas
que presentaron la actual temporada de Salvados.
A mitad de esta semana en Málaga vino Jordi Évole, nada más y nada menos a dar “una charla” del ciclo Palabras Mayores en el Auditorio Edgar Neville de la Diputación de Málaga, e invitado por dicha diputación pagándole 800€ por la “charla”. Ante el morbo que esa situación suponía y como suelo ver Salvados, salvo algún que otro capítulo que me he saltado porque me aburría el tema escogido (ejemplos de temas aburridos para mí: oootra vez con el tema de Alemania u oootra vez con el tema de la comida), decidí ir. A continuación describiré lo que realmente pasó en el interior, y lo que tantos medios no contaron. Todo lo que voy a contar aquí es cierto y es lo que realmente pasó en la primera sesión.

Para los que no vivís en Málaga os pondré un poco en el contexto. A ver, es cierto que Málaga está en Andalucía, pero la verdad es que actualmente Málaga es pepera; a pesar que una mayoría de ciudadanos hacemos – sí, me incluyo, a mí tampoco me gusta, para nada, este alcalde – mucho ruido contra el señor alcalde de Málaga y el sistema creado alrededor. Tanto es así que el PP lleva 18 años gobernando en Málaga, esto es desde 1995 hasta la actualidad, cinco años Celia Villalobos y 13 años Francisco de la Torre. Antes de eso, desde 1979 hasta 1995 (16 años) estuvo gobernando Málaga el señor Pedro Aparicio, del PSOE. Aquí en Málaga somos muy de votar a lo mismo, como podéis ver.

¿Ahora entendéis lo que decía del morbo? Jordi Évole invitado por una diputación pepera, una diputación que preside el señor Elías Bendodo, un hombre que es conocido que no acepta críticas ni aprende de ellas. De hecho Isabel Naranjo (jefa de los informativos de Onda Cero Málaga, corresponsal de Málaga del periódico La Razón y mujer de Elías Bendodo) se quejó en twitter sobre cierta crítica que hizo Évole sobre que habría que suprimir las diputaciones e indignada escribió el siguiente tuit:

Vamos que para ella sería un “critica Évole las diputaciones pero bien que ha aceptado venir y cobrar los 800€ de esta diputación”. Aunque ésa fue sólo una de las críticas que Évole lanzó a la gestión de Bendodo, ya que, como bien cuenta Teodoro Leon Gross en el diario El Sur[1], Évole fue lanzando críticas a Bendodo por aquí y por allí. Antes de eso, justo antes de Évole comenzar a hablar, Bendodo había hecho una presentación muy pelotillera de Évole, para después Évole decir eso de «Es la primera vez que un presidente de una diputación me presenta con palabras cariñosas», y seguidamente Luis Alegre hacerle unas preguntas que terminaron rápido, para después realizar una ronda de preguntas del público y pasar a una segunda sesión con otro público que se quedó fuera. Fin de la versión oficial.

La versión vivida y lo que pasó realmente tuvo de eso pero también otras cosas. Entré en la primera sesión, y decir que muchísima gente se quedó fuera, la cola era enorme, rodeaba el auditorio. Nadie se esperó tanta asistencia, sólo entramos la cabeza de la cola, la gran mayoría se quedó fuera. Cuando entramos se suponía que teníamos que esperar una hora hasta la hora en la que aparecería el Justin Bieber del periodismo (como le diría una fan más tarde en la ronda de preguntas del público), en realidad esperamos algo más de dos horas.

Para empezar en cuanto entrabas en la sala del auditorio ya sabías que allí no iba a caber ni 100 personas, pero es que encima las tres primeras filas estaban reservadas. Reservadas para el señor Bendodo y su gran séquito de enchufados y gente que le hace la pelota, gente que favorece el que el señor Bendodo siga viviendo en su mundo paralelo de yupi optimista[2]. Tres filas vacías hasta que terminó la primera hora, momento en que se suponía que aparecería Évole; pero no, porque Évole decidió salir un rato fuera del recito a visitar a la gente que se había quedado en la cola sin ver al ídolo de masas.

Cuando un poco más de una hora más tarde se decidió y entró, pasó lo antes contado de la presentación de Bendodo, y entonces después de decir Évole su frase de sorpresa por el cariño expresado por Bendodo, Évole decidió proponernos que la charla durara una hora (que al final se extendió a casi una hora y media) y momento después que voluntariamente la gente que quisiera se fuera y dejara sitio a gente que estaba fuera esperando. Y sonó un gran ruido de queja de la multitud.

Hay que decir que es cierto que nada más que ves a Évole, aunque sea a una cierta distancia (como era mi caso, pues os aseguro que yo no era de los de las tres filas), transmite como que es muy poquita cosa además de una cierta sensación de confianza. No sé qué tiene, si es su forma de vestir, el aspecto, el habla,… No me extrañaría que sea cierto lo que dicen de que podría sacarte toda la información que quisiera, daba como la sensación de alguien muy cercano que no te podría traicionar. Es más, tanto cuando Bendodo como cuando el periodista Luis Alegre hablaron de él, parecían como si estuvieran hablando de otra persona que no era Évole, no por el contenido que decían sino por el aire de superioridad de aquellas bonitas palabras que no parecían encajar con un tipo como el que tenían ahí sentado. La verdad es que a mí esa sensación me asusta un poco (que un desconocido se gane mi confianza en tan poco tiempo es algo que me da un poco de miedo). Y mira que he visto charlas, conferencias y conciertos, y nunca he tenido esa sensación, era como si se rompiera la magia del protagonista, y primara lo cutre, y, sin embargo, esa sensación, de alguna manera, molaba. Creo que esto es necesario tenerlo en cuenta, porque si no, no se explica la sinceridad del público en lo que viene ahora (a pesar de estar Bendodo y su séquito en las primeras filas, y que se protestó sobre la tontería que contaré a continuación, y no sobre cosas más importantes como una que contaré también a continuación).

Foto de Efe de un artículo de El Confidencial (lo enlazo al final de este texto). Aquí podéis ver un vídeo del diario El Sur[3] sobre esta charla y algunos fragmentos de lo que dijo. Dura cinco minutos y medio, lo pongo aquí por si queréis escuchar ese pequeño resumen. Personalmente necesitaría otra entrada para discutir lo que sale en ese vídeo y lo de su visión de España post-crisis utópica[4].

Tras la queja de la multitud, Évole puso cara de extrañeza e insistió en que sería voluntario, pero en ese momento una pareja adulta bajó, le entregó un sobre enorme a Évole y se largaron. Él pidió perdón y volvió a insistir en que sería voluntario y tal, no le dio importancia y the show must go on, así que pasó a la ronda de preguntas del periodista Luis Alegre, una ronda de preguntas de lo más soft que he visto, ciertamente (y siento decir esto), entre que me levanto temprano por la mañana y el aburrimiento, me estaba quedando dormido ante tal chuparse las pollas [Sr. Lobo style]. Al poco rato otra persona también se largó y otra más, así que Évole se levantó del cómodo sillón y preguntó al público qué pasaba que tanta gente estaba indignada ante lo que él propuso. Un montón de gente quiso decirlo a la vez, pero al final a uno le acercaron un micro y le contó lo de las tres primeras filas reservadas. Y la gente coreó con palmadas que se vayan las tres primeras filas. Entonces fue cuándo Évole dijo de dar una segunda ronda en el exterior para la gente que se había quedado fuera, sin los de las tres primeras filas y tal. Ni qué decir que cuando todo terminó salimos todos, inclusive los de las tres primeras filas, así que la segunda ronda con la gente que se quedó fuera transcurrió dentro del auditorio, como era lógico. Personalmente entiendo que dé coraje lo de las filas reservadas, pero no entiendo esta exageración que ocurrió, eso sí estuvo gracioso ver cómo el séquito se ponía nervioso.

Y así fue cómo se decidió dar paso a la ronda del público. Lo más interesante fue cuando una mujer a punto de ser desahuciada contó su trágica historia, y Évole le dijo que hablara con Bendodo, ella dijo que el problema lo tenía que solucionar la diputación de la Axarquía y que ya había hablado con el tipo de la diputación de Málaga y no le había solucionado nada. Total, que al final el Évole instó a que se sentase ella junto con Bendodo y hablasen, ya que el de la diputación de la Axarquía es también del PP y claro “ah, pues si es también del PP son amigos” (¿que aquí habría pegado protestar para que Bendodo asegurará algo a la mujer de que iba a hablar con el de la Axarquía? sí, pero eso no pasó). Habría que ver si al final se ha solucionado algo de eso, pero los periódicos no han contado nada de este suceso. El resto de gente, bueno, preguntas de curiosidades tras su correspondiente peloteo de fan (algunos más cortos, otros más largos, una que – como he dicho antes – le llamó Justin Bieber halagándole en plan fan histérica frente a estrella del pop, otro que dijo que se parecía a un tipo del público, otro que volvió a decir lo del parecido), la verdad es que estuvo mejor que la entrevista blanda con el señor Alegre y estuvo bien que esta ronda fuera lo que más durase de la charla.

La única pregunta crítica que alguien del público le hizo a Évole fue que sí, que muy bien lo suyo de atacar al poder y tal pero que “para cuándo un programa sobre la Junta de Andalucía”, y él contestó que ya hizo un programa sobre los EREs (Mercasevilla), que mucha gente se lo pregunta y que propondrá a ver si lo pueden repetir. De hecho yo me lo he preguntado muchas veces que porqué no hacen un programa sobre este tema, así que tras saberlo y llegar a casa lo busqué[5]. Pues bien, agárrense porque resulta que lo hizo a comienzos de Mayo del 2011, en el minuto 20 del segundo vídeo ya termina el tema de los EREs y pasa a otro tema que dura unos 20 minutos, el primer vídeo es una introducción de casi cuatro minutos con una entrevista al yoyas que continúa en el segundo vídeo hasta el minuto 1:30, luego hay una entrevista con un experto sobre transparencia y el problema de la corrupción (en la que se habla sobre corrupción en general, no del caso de los EREs) que dura hasta el minuto 9, de ahí una introducción humorística que dura un minuto y medio.

Resultado: sólo nueve minutos y medio dura todo el tema de los EREs de Mercasevilla, si en sólo nueve minutos y medio de una entrevista de hace dos años se supone que se cuenta todo sobre el caso de los EREs, apaga y vámonos. En fin, por mi parte ya le puse un reply por Twitter, y a ver si me lo lee y lo tiene en cuenta, y si no, bueno da igual ya se lo dirán más veces. Que oye, que lo mismo tuvo mala memoria al recordar esto, quien sabe.

Por cierto le preguntaron también lo del tema de las eléctricas y la respuesta de Évole confirmó lo que pensaba (que es lo que escribí en la correspondiente entrada de este blog[6]), para empezar no se pidió el cierre del programa, ni se presionó a alguien del equipo de Salvados. El golpe fue parado por los directivos de Antena 3, está claro que al ser un programa con una buena audiencia y fiel les convenía más parar el golpe que terminar con Salvados.

Y fin de la historia. Si quieres la versión oficial de algún que otro periódico (en las que encontrarás más contenido sobre la charla y menos sobre lo que he contado, por no decir nada) tienes, además de los enlaces que he puesto antes, la de La Opinión de Málaga[7] y la de El Confidencial[8].


Notas:
[1] Retratarse pero bien, Teodoro Leon Gross (El Sur, 30/05/2013)
[2] Ver esas tres filas reservadas, y casi una hora más tarde ocupadas, me recordó tanto a la visita de la ministra a donde trabajo.
[3] Jordi Évole arrasa en Málaga, sin firma (El Sur, 29/05/2013)
[4] Por ejemplo: ¿nadie recuerda los abuelos de Soria que predijeron la crisis (vídeo en youtube de ellos hablando)? Y además lo peor es que no fueron los únicos (el link es un debate del 2004 sobre la vivienda y sus subidas de precio, al pulsar el link te envío justo al minuto donde comienza el momento más duro, escucha esos tres minutos; no queda duda si viajáramos al pasado para evitar la crisis nos llamarían eso: terroristas; estoy hasta por poner esos minutos de tono de móvil para las llamadas). A nadie le gusta terminar con una fiesta como es una burbuja inmobiliaria, y no dudo que si en el futuro lejano somos abuelos e intentamos evitar la repetición de ese evento, ni dios nos hará caso y volverá a pasar. Como comentó el bueno de Antonio en mi muro FB al ver el vídeo del susodicho debate del 2004 “el problema es que la gente no aprende y es que las burbujas se seguirán dando (empresas tecnológicas, bitcoins, oro, compra de deuda pública, etc etc etc) pues lo que gusta es ganar dinerito fácil”. Me gustaría creer en una utopía en la que todo el mundo aprende, y en la que tras la catarsis la gente mejore, pero eso no pasará. Este problema lo podemos echar a la nefasta educación que recibimos sobre este tema o a nuestra falta de oídos ante las críticas.
[5] Salvados – Capítulo 5 – Temporada 2011
[6] Me refiero a la entrada publicada en el anterior blog pero trasladada a éste de ¿Las eléctricas quieren cerrar Salvados? No, es otra mentira más en Facebook
[7] Jordi Évole: ´Vivimos un momento mágico para el periodismo´ Jesús Zotano (La Opinion de Málaga, 29.05.2013)
[8] Jordi Évole descarta “de momento” convertirse en un Beppe Grillo Agustín Rivera (El Confidencial, 29/05/2013). Por cierto, esta obsesión de algunos medios de buscar el Beppe Grillo español me fascina, como si el futuro fuera convertirse en Italia y no en Grecia.
Anuncios

4 pensamientos en “La visita de Jordi Évole

  1. Ángel

    Yo estuve allí y estoy de acuerdo en casi todo. Aunque a mí la entrevista de Luis Alegre me gustó. Igual es que me gustan las entrevistas blandas. Pero creo que provocó que Evole dijera cosas muy interesantes sobre su programa, la penosa situación que vivimos, la estafa colectiva, y las presiones que él tiene. Incluso recuerdo que Evole comentó la contundencia de la pregunta de Alegre sobre si los intereses de su grupo de comunicación le condicionaban. Lo que dice esa señora de que Jordi no pueda proponer que se eliminen las diputaciones (antes que recortar en sanidad, eso es lo que dijo más o menos) porque cobra 800 euros por una charla organizada por una diputación me parece grotesco. Esta gente cree que las instituciones son de quienes las gobiernan (son de todos, ojo, como dijo Jordi) y que se pueden comprar las opiniones

    Responder
    1. griseomitran Autor de la entrada

      Jajajaja… Lo de la entrevista es cuestión de gustos. Pero sí, tienes razón, es cierto que por otro lado provocó que dijera muchas cosas que él pensaba y que no sabíamos cuál era su opinión.

      Sí, es grotesco, de hecho lo que dice ella lo veo una falacia como un castillo y es exactamente lo que dices. Él ha cobrado porque le han invitado ellos, y él puede haber venido por el dinero o porque simplemente quería venir (no lo sabemos y por lo que se ve es muy probable que sea porque simplemente quería venir), pero eso es independiente de lo que haga porque se supone que se le ha dado una libertad para hablar (¡y más si se le ha invitado desde el sistema público!). Se cobra por el trabajo realizado y más si es un buen trabajo, y no por ello vas a cambiar tus opiniones mientras lo realices.

      Un saludo.

      Responder
  2. Tomás Morales

    ¿Y yo que siempre he estado seguro de que el “pequeño gran” Zarrías tendía que estar no sólo al tanto sino metido en los ERES andaluces?
    Siempre a la sombra de Chaves, hasta en Madrid, el “perrito faldero”.
    Lo de Gurtel me parece …. ¿pero lo de los ERES?
    ¿Se atreverá Jordi Évole con lo de los ERES, ahora que la jueza Alaya ha levantado el secreto del sumario?

    Responder
    1. griseomitran Autor de la entrada

      Si nos ponemos a especular quienes estaban metidos, nos da para otro blog. jajaja… Hay mucho hilo del que tirar en ambos casos, y desde luego que da la impresión que hay más implicados de los que se dicen.

      Por lo pronto el domingo pasado Évole terminó temporada dejando claro que volvería en septiembre. No me extrañaría que en un futuro se atreva pero… ¿se mojará al completo? Los EREs es un caso muy complicado y duro. Siendo justos, ni con Gurtel lo ha intentado, por lo menos yo no he visto un programa suyo dedicado al caso Gurtel. No sé, tengo mis dudas. Y tengamos en cuenta que este periodista del que hablamos también ha tenido sus fallos, en especial en temas muy complicados como la alimentación.

      Un saludo.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s