Bubba Ho-Tep (Elvis vs la momia)

Cartel de Bubba Ho-tep

Elvis sigue vivo.
Creo que la pregunta no es sólo cómo demonios he resucitado una sección de este blog que maté hace dos años (y que espero usar más a menudo), sino porqué lo he hecho con esta película, la llamada Bubba Ho-Tep y no con alguna de las miles obras maestras que pululan por los torrent. Bueno la respuesta a la primera pregunta puede ser la misma que la respuesta a la segunda: porque las películas y Bubba Ho-Tep son supuestamente divertidas.

Sí, estás ahí viendo una película con tus amigos, todos quietecitos y callados en un salón, picoteando de lo que hayáis comprado y bebiendo algunas latas de cervezas y tal. O cuando estás aburrido/a en casa y cierto, sí, distraes un poco la mente con la película, pero cuando acaba vuelves a estar igual de aburrido/a. No, gente, las películas para no liarla no son divertidas, debemos de romper con el modo académico cineasta de estar callados y todos atentos para seguir el argumento (y el cuidadito con el ruido al masticar las patatas que no escuchas la voz), debemos de romper el ver una película para escribir la crítica de experto sobresaliente o para simplemente fardar ante amigos y familiares de “la mejor película del HUNIBERSO TENES que verla” y seguidamente insertar tu crítica gafapastil de yo me enteré de todo y seguramente tú no memorizada de aquel foro de críticos de películas en internet porque, en realidad, en todo momento estuviste mirando atentamente las tetas de aquella tía prota de la peli (o los músculos del tío sin camiseta, dependiendo de qué te atraiga) y no te enteraste de nada; es tan profundamente aburrido y pedante, tan de académicos de la GMPH© [1].

No gente, así no, las películas hay que boicotearlas y más cuando se está con amigos, cuando se está solo puedes tuitearlo (o en su defecto, como yo voy a hacer, preparar mentalmente el boikot para tu entrada en un blog; en esta primera entrada ya aviso que no me quedará muy bien, seguro, pero paciencia, poco a poco, como siempre me pasa, perfeccionaré la técnica) y cuando estás acompañado puedes decirlo, expresar lo bien o lo mal que te caen ciertos personajes e incluso crear apodos con ellos o lo que quieras, no hay reglas. Eso es divertido, eso no se puede hacer en los cines donde todo es tan de la alta escuela, tan de catedrático de cine. Así que si estás en chándal o vaqueros viendo una pelí con tus amigos en una casa, o solo y en pijama, boikotea la pelí, llévala a tu terreno, si siempre habrá algo de lo que nunca te enteres porque“Tu me das mi
droja, dos actrices
dispuestas a desnudarse
y te hago Mulholland
Drive” cita falsa de
David Lynch.
quieras o no en algún momento perderás la atención; David Lynch lo sabía muy bien y por eso hace las películas que hace (“Total, si no se va enterar de algo el espectador haré que no se entere de nada”). Fíjate que esto es la formula del éxito de The Rocky Horror Picture Show.

Así que se acabó de escribir de lo bien que me caía tal pelí (que es lo que hacía en el 2011), ahora toca escribir de las pelis de la forma que uno las ve. Y en este caso he elegido escribir sobre Bubba Ho-Tep, una película que para liarla puede estar muy bien, debido en gran parte a su mezcla entre decadencia, humor, terror y buena música (aunque hay una canción muy pesada que se repetirá cada vez que se haga de día en la película y esos cuatro acordes se te meterán en la cabeza todo el rato) además de tener un casting de gente tan mayor que no te distraerá, al contrario que esas películas de acción que entre explosiones, matar a los malos y gente guapa no te enteras del argumento (¿pero tienen argumento realmente?).

Al principio de la película (tras una especie de introducción de historia sobre momias que es de lo más inquietante sobretodo si no sabes de qué va la película) tenemos a un tipo que dice ser Elvis, un Elvis que es el prototipo de héroe fracasado y viejo verde. Es la misma mentalidad que cualquier héroe acabado que se precie, como esos detectives acabados. A Elvis lo cuidan en una residencia de ancianos, en cierta forma todo el mundo se cree que es un enajenado, porque Elvis para el resto de personas está muerto, pero para ti no, para ti ese personaje es el puto Elvis en puro estado de decadente, gordo, viejo verde y con dolores en todas partes; y notas como el tiempo va pasando de forma fugaz a ratos mientras él está en esa cama.

Elvis te cuenta su historia (bueno se la cuenta a una muchacha joven que va a pasarse a recoger cosas de su familiar fallecido), el como él se salvó cambiando su identidad por la de uno de sus imitadores y como terminó así. Cada cierto tiempo, la típica enfermera negra hastiada de su trabajo de mierda, le aplica, o le recuerda a Elvis que le tiene que aplicar, la crema en el prepucio por un bulto que tiene Elvis en dicha zona (ésa es la misión de este personaje en casi toda la película). Como veis va intercalando humor y decadencia para que confiemos en ese Elvis y le queramos como nuestro héroe.

El trailer de la película. No os fiéis por los premios y candidaturas, de obra del séptimo arte esta película tiene nada.

 
En la trama principal vamos viendo como mueren ancianos de forma sospechosa en la residencia de ancianos. Aquí se muestra varias veces las escenas decadentes supuestamente cómicas en la que los empleados de la funeraria hastiados (uno profundo sentimentalmente y el otro tan hasta los huevos) que recogen el cuerpo y lo llevan al coche fúnebre (y sus cortos y diferentes diálogos cada vez que meten un muerto nuevo en el coche fúnebre), teniendo en cuenta que terminarás diciendo “…y venga oootra vez saldrá la escena de llevar el anciano a un coche fúnebre” una y otra vez cada vez que haya un muerto (y acertarás fijo); no podemos dudar que estos hombres son los que mejor se conocen los escalones de la entrada y los que menos probabilidades deberían de tener de caerse y salir volando el muerto al transportar un muerto al coche fúnebre, pues aún así no. Uno llega a pensar que hasta salvaron las tomas falsas de bajar un muerto por esas escaleras para que hubiera una escena de las escaleras para cada muerto. Realmente esta película tiene más de un momento de joder, otra vez en especial con esto, o los cuatro acordes de esa melodía que suena cada vez que se hace de día, o con la enfermera diciendo eso de “…y luego le tengo que hacer esa cosa” a Elvis o con otra vez con la añoranza de “yo era ese gran tío”.

Como todo héroe de película de miedo al que nadie cree, Elvis tiene en la residencia de ancianos un amigo inseparable que le cree, se trata de un hombre mayor y de piel oscura que dice ser el verdadero John F. Kennedy, y nuestro Elvis por supuesto que no le cree, faltaría más. La cosa es que se te presenta que es innegable que ese hombre negro está loco y que se creé que es Kennedy, pero el prota sí es Elvis realmente, ¿no? Todo muy lógico [/sarcasmo].

Bueno, la acción comienza con música de batalla a los venti y pico minutos cuando Elvis encuentra a una especie de cucharacha voladora enorme con patas de araña y que al volar, y a “Hasta una cucaracha
como tú debería
saber… Nunca…
pero nunca te metas
con El Rey” Elvis.
veces al correr, hace un sonido de wiiiiiiii (por lo que a partir de ahora la llamaré wiiaracha), y El Rey la mata de forma que hasta parezca heroica. Un combate espectacular en todos los sentidos, con un tenedor como arma, desde el mismo comienzo (equivocándose cogiendo una cuchara) promete, y con una frase lapidaria de El Rey antes de rematar al bicharraco: Hasta una cucaracha como tú debería saber… Nunca… pero nunca te metas con El Rey. Tras lo cual Elvis va a ver a su amigo el J.F. Kennedy negro, el cuál también ha visto a la wiiaracha, la cual cree que fue enviada por Lyndon (aunque éste esté muerto) o Castro para liquidarle.

Claro que al final investigando en secreto, y tal, dan con que la fuente de las wiirachas es el superfinal boss que es la momia cowboy, Bubba Ho-tep, la cual se alimenta de almas. Un plan realista y maestro, si eres una momia super podrida y fácil de matar y te alimentas de almas no vas a ir a por niños o adolescentes, eso sería demasiado difícil, además corres el peligro de que te venga un Chuck Norris y te mate con tan solo echarte un vistazo. Te escondes en una residencia de ancianos, y a vivir que son dos días. Claro que después te cuentan la historia de que no, que mira que fue un accidente, que hubo una tormenta y la momia se cayó al río y dio la casualidad que cerca estaba la residencia… Nah, está claro que la momia era más lista y dijo yo aquí me bajo. Total no nos ha quedado claro que la momia es el puto malo maloso casi-inmortal que todo lo puede, además dados los innumerables fallos lógicos que vemos (tan sólo la imagen de una momia cowboy que viene de Egipto mata cualquier tipo de lógica, hasta a la borrosa), ¿por qué no iba a poder eso?

Hay que decir que la primera aparición de la momia cowboy ante nuestros antihéroes es brutal, ahí en ese efecto de las bombillas parpadeando, los rayos de luz dando vueltas de detrás de la momia (de una forma tan cutre), los rayos, el cacho de flashback del pasado de la momia, y el atravesar la puerta como un fantasma, se gastaron un cincuenta por ciento del presupuesto fijo (el otro cincuenta por ciento fue en la explosión que sale en el flashback de la historia de Elvis). Aún así hasta la momia tiene sus momentos débiles y va al baño a cagar (no preguntéis qué caga una momia come almas, porque ni yo lo sé) y escribe en el baño algo sin sentido pero con final de frase adolescente en jeroglífico (no preguntéis cómo Kennedy aprende a traducir jeroglíficos usando libros, había que meter la broma con calzador, a lo largo de la película veremos como Kennedy tiene casualmente libros y documentos para resolver la trama). Otro detalle supuestamente cómico es que la momia extrae el alma chupando el culo de la víctima, tampoco me preguntéis cómo se extrae las almas chupando un culo – si tuviera que alimentarme de almas de esa forma me moriría de hambre antes – ni si la gente que chupa el culo a otra gente – en el sentido del peloteo – extrae almas de la gente, ni si es todo una extraña metáfora de como los empleados o estudiantes pelotas les sacan el alma crítica a sus jefes o profesores.

En definitiva, no ver esta película con personas mayores, escépticos, fans de Egipto, cinéfilos académicos, o niños. Tampoco me responsabilizo de los daños cerebrales futuros que puedan ocasionar.


Notas:
[1] Generación Más Preparada de la Historia ©, esa generación a la que tantos jóvenes elegidos por los periódicos (como el ABC, El 20Minutos, o El País) para salir en ellos como pertenecientes a la GMPH©, aún sin importar que una inmensa mayoría no sabe cuándo se escribe “por qué”, “porque” y “porqué”, cosa que sí sabían los más preparados de generaciones anteriores, pero siempre intentan dejar claro que no son chonis, ni ninis (y si puedes demostrar que ibas a ser contratado como becario explotado en un departamento universitario, mejor que mejor), porque eso es la garantía de ser de la GMPH©. Sí, ya empiezo con los golpecitos, pero es que me hace una gracia este tema.
Anuncios

2 pensamientos en “Bubba Ho-Tep (Elvis vs la momia)

    1. griseomitran Autor de la entrada

      Ups, alguna errata/falta tenía que escaparse con tanta palabra (por si acaso, lo he mirado en el diccionario para que se me quede bien memorizado; celebrares: segunda persona del futuro de subjuntivo del verbo celebrar; cerebrales: relativo al celebro;). xD Ya está corregida. ¡Gracias!

      ¡Saludos!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s