Yo vs coaching: La primera vez

La verdad es que antes de que donde trabajase hubiera varios coachs e hicieran del coaching su filosofía obligada que debías aceptar para trabajar en la empresa, antes de todo eso ya había recibido mi propio “entrenamiento” de una coach.

Fue hace 3 años, en un curso para el empleo que hice del Inem nos dio el modulo de Habilidades y Trabajo en Grupo[1] una coach. Fue justo esa vez la primera que escuché hablar del coaching y que la coach no quiso definir pero describió como “sería como enseñarte a andar sin objetos alrededor y tú en la puerta sin acercarte”. Dio el temario de su módulo pero también hizo cosas que, sinceramente, ninguno de los que hicimos ese curso le vimos sentido alguno. La primera era una norma que nos impuso (y que sólo cumplimos un día y a regañadientes) que fue que eligiéramos una noticia, pusiéramos su titular en un pósit y lo pegáramos en el sitio elegido por ella (un papel pegado en una pared). Claro la noticia no podía ser cualquier noticia, tenía que ser una noticia representativa en nuestro día. Luego preguntó uno a uno que porqué habíamos escogido esa noticia, hubo uno que fue sincero y dijo que simplemente la había escogido porque ella dijo que había que escoger una noticia. Se la armó, por supuesto.

Otra cosa extraña fue que el primer día nos pidió que le escribiéramos en un trozo de papel nuestra canción preferida, le entregamos cada uno un trozo de papel y nunca volvimos a saber más del tema.

Nos hizo demasiado hincapié en que fuéramos asertivos, hubo un chico que le dijo que la teoría de la asertividad es muy bonita, pero es como seguir la corriente de una forma educada para al final tratar de imponer lo que querías decir. Que lo de la escucha activa era sólo una trampa para después volver a imponer tus argumentos. Ella dijo que no, que eso no era verdad, a lo cual intentó convencerle de esa forma asertiva con escucha activa, es decir diciendo algo así como “en algunos casos tendrías razón, pero normalmente la comunicación asertiva es la mejor y…” y vuelta a decir los mismos argumentos que a él no le habían convencido.

El episodio más destacable de todo este módulo fue cuando llegó el tema de las presentaciones, en el cual debíamos tratar de hacer una presentación del tema que quisiéramos.

En mi opinión la profesora de Habilidades no tenía pinta de mala persona, que narices, no era mala persona. De ninguna manera lo era, pero no lograba (ni lograría) ganarse a la mayoría de los alumnos de aquella clase aplicando su coaching. Tal vez si hubiera sido una persona de trato más normal y no un ente con la sonrisa forzada que nos mandaba a cada cual ejercicio más marciano, le hubiera sido más sencillo (tal y como pasó con el resto de profesores del resto de modulos). Confieso que yo, por entonces, era más ignorante sobre este tema y no sabía qué nos estaba enseñando en realidad. Por otra parte, debo admitir que seguramente mi comportamiento hoy en la misma situación habría sido parecido, no olvidemos que el que un profesor notara que tuvieras una falta de interés en el curso del INEM era motivo de expulsión de ese curso. Y de finalizar aquel curso dependía un posible contrato laboral, así que había demasiado en juego.

Ahora mismo estoy mirando una carpeta (porque eramos muy modernos y usábamos los ordenadores de la clase para ver transparencias y textos, y no imprimir nada) con el contenido de ese módulo, estoy viendo que teníamos un fichero que se llama DECALOGO.txt que contiene diez frases completamente en mayúsculas y a modo de 10 mandamientos, además nombrados en un imperativo que recuerda a los 10 mandamientos (para que se hagan uno de ellos es NO PECARÁS DE HACER TAREAS EXTERNAS AL CURSO, uno de los pocos que no llevan este estilo es MOTIVACIÓN E INTERÉS, no recuerdo si fue un trabajo que tuvimos que hacer entre toda la clase o ya nos venía de serie). También, en dicha carpeta, tengo un enlace a un blog cuyo subtitulo de blog dice Cine, coaching y psicología, el enlace me dirige justo a una entrada sobre la película Doce Hombres Sin Piedad, película que vimos en el módulo de Habilidades como ejemplo de liderazgo personal (tiene gracia, promulga sobre liderazgo justamente quien no lo tiene, pero vamos esto ya lo he visto muchas veces tanto en el coaching como fuera de él). Otra vez la religión, en este caso las parábolas, nunca entenderé porqué recurren tanto al cine o a fabulas para reforzar sus argumentos, cuando las historias, tanto en el cine como en los libros, son meras ficciones (porque nadie – o casi nadie – quiere ver una película que sea tal y como es la realidad, cuando te sientas y ves la película esperas que no sea como ese apestoso mundo real que tanto daño te hace, esperas sentir algo distinto aunque sea dramático, pero algo distinto). De alguna manera todo el tema del pensamiento positivo apesta a una especie de religión[2], pero esto no lo descubriría pasados unos años cuando me dispuse a enterarme bien sobre todo este tema, lo que fue hace casi a principios del año pasado, cuando el coaching se coló en el trabajo para evitar tanto protestas como fugas de personal ante condiciones de trabajos y horas extras en algunos proyectos que ríete tú de reformas laborales de Rajoy.

También, en la susodicha carpeta, hay un ejercicio que rompe con los principios enseñados en el modulo de la igualdad de género (el marido de una mujer la reclama para que haga la cena o las tareas del hogar, tiene que atender a niños, la mujer necesita tiempo para estudiar, la solución no pasa porque le diga que él las haga de vez en cuando, por supuesto). Veo un pdf en el que hay un ejercicio propuesto de creatividad para lograr dibujar un automóvil innovador de forma mágica, el ejemplo que viene comienza dibujando garabatos aleatorios y mágicamente tras 49 garabatos le sale al tipo varios pequeños dibujos de un automóvil. No sé aún porqué conservé esta mierda, supongo que guardé toda las carpetas del curso, sin mirar a ver qué descartar, en este pendrive y luego no volví a mirarlo, hasta hoy para recordar esto que estoy escribiendo.

Veo esto y es todo tan absurdo como aquel último día de la exposición que es de lo poco que recuerdo con más nitidez, pues es el único día en el que, dentro de mi idiotez de hacer ejercicios sin preguntar para conseguir pasar el curso sin confrontaciones, desperté de todo esto. Justo con los que ella tenía más choques eran con dos de la última fila, gente de pueblo, para quienes cualquier cosa un poco fuera de lo normal puede parecerles una paranoia, ¡imaginad con esto! Excepto yo y dos o tres, todos se habían dado cuenta.

Fue el día de la exposición cuando la única chica de nuestra clase expuso cuando me di cuenta. La profesora había estado observando las transparencias que la chica había estado haciendo. La presentación comenzó con la coach diciendo “Vuestra compañera tiene algo muy importante que contaros”. ¿Y qué era eso tan importante que contarnos? Citas de Jorge Bucay y discursos de él, e intentos de colarnos una felicidad obligada, una motivación constante y una excesiva importancia del yo sobre los demás. Lo cierto es que llegado el turno de preguntas uno chavales de pueblo arremetió contra esto, y yo también levanté la mano y puse mis peros, dos personas contra dos personas, el resto se limitó a ignorar. Dio igual, para la coach la verdad era aquella y punto.

Ese día terminamos ese módulo, y cuando ella se fue, uno arrancó el papel de la pared y pensé que todos mis compañeros habían tenido razón sobre la tipa esa. La lección que saqué de esto era que debía de estar más atento a qué ideas intentan enseñarme en un curso en que me obligan a no mostrar falta de interés alguna, al menos tan atento como en el resto de mi vida diaria. Fui estúpido por no aceptar la realidad hasta el último momento.

Pasaron los años y me olvidé de todo este tema hasta casi principios del año pasado, cuando se coló el coaching en mi trabajo. Lo peor es que ya no te piden que aceptes un sueldo y unas normas, ahora te piden que además de eso aceptes una filosofía de vida, te piden que cambies tu vida a la que ellos te dictan. Son capaces de todo para convencer a los empleados, adoctrinar a todos sus superiores, hacer reuniones donde ridiculizan a todos sus jefes (justo delante de ellos) para crear una sensación de equipo, poner salas a parte con sillones y revistas a las que llaman “salas Google” en las que nunca vas a entrar porque ni sirven como salas de reuniones, diapositivas con gráficas claramente manipuladas que ni los mismos jefes se creen pero con frases e imágenes motivadoras para colarlas,…

En estos meses desde que mi primer texto contra el coaching (que considero que no habrá otro que lo supere y que todo texto contra el coaching que haga será sólo como un añadido o actualización a ése) he pensado mucho en qué hacer para evitar su propagación y leyendo Sonrie o Muere de Barbara Ehrenreich (libro que trata de una enorme investigación sobre todo este tema del coaching y el pensamiento positivo en general han dominado el mundo de una forma totalmente absurda) creo que sólo nos queda quejarnos, informar a quienes conozcamos, e intentar propagar toda la información posible para que este cáncer no termine por devorarnos. Como diría ella, doctoranda en Biología, no hay ni un sólo estudio que certifique que ser felices nos cure de enfermedades (ni siquiera del cáncer). Todo el pensamiento positivo sólo refleja hipocresía, es como decir que te sientes feliz y todo el mundo debe sentirse feliz porque tú has probado ser feliz en ese momento y te gusta sentirte feliz en ese momento.

Ni a una profesora de Habilidades, ni a un jefe, ni a una empresa, ni a un psicólogo con un máster en coaching para poder tener clientes de empresas (que estamos en crisis y les falta el pan), ni al que sale en la radio diciendo sólo noticias positivas o como a él le llama “cosas importantes”, ni a un consultor, ni al estado,… Mis sentimientos sólo pertenecen a mí mismo, sólo yo puedo sentirlos y nadie tiene derecho a que me digan qué debo de sentir. Si siento ira, sentiré ira; si siento miedo, sentiré miedo; si siento tal tristeza que tengo que llorar, lo haré tarde o temprano;… Es increíble cómo evolucionan las religiones, del pecado de obra, palabra u omisión, al pecado del mero hecho de sentir.

Es todo tan como ese momento en que en la distopía Un mundo feliz de Huxley, está muriendo la madre del salvaje y entran unos niños en la sala para “aprender” la muerte. El pensamiento positivo es como esos niños insensibles que entran en esa sala y le importan una mierda qué el salvaje esté llorando o que la madre se esté muriendo, es tan como esa profesora que está ahí y dice que por gritarles a esos niños les has creado un trauma irrecuperable. Porque todo formaba parte de enseñar a esos niños a que no sufrieran cuando se muere alguien querido, porque en esa sociedad distópica el único objetivo era que todos fueran felices y si uno no lo era, era desterrado. Y se veía bien cómo una sociedad en la que la felicidad era obligada era un gran problema. De ese libro se han cumplido muchas cosas que Huxley pareció ver en nuestro presente (en el futuro, para él)[3], pero nunca creí que esa felicidad obligada que describía Huxley iba a venir en un futuro de la mano del coaching.

Engaños y más engaños. Tú siente la motivación y la felicidad en lo que haces, págame las cosas bonitas que te digo para fomentar eso, y sigue con lo que crees. Si lo haces mal y caes en un montón de deudas, yo no te di ningún consejo así que no soy responsable de nada. Y sigue pagando, que sin motivación y sin felicidad no se pueden pagar esas deudas con una sonrisa, que si te desahucian tu sonríe y haz un flashmob celebrándolo con los policías y el banco, y luego enséñamelo para que nos riamos juntos. ¿Que si sonríe o barbarie? Pues yo elijo la barbarie.

Así que ni optimismo ni leches, sino otro año a seguir quejándome y disfrutar los beneficios de ello cada vez que consigo algo. Que quien no llora, no mama. Que a ver cómo te vendan esa herida en la frente porque no tenías donde sujetarte cuando aprendías a andar, que cómo van a saber qué te duele si siempre estás sonriendo, y mira que tus padres en la puerta mirando cómo intentas ponerte a dos patas y no darte ni la manita para enseñarte a andar, yo que tú llamaría a la vecina y se lo contaría para que los servicios sociales actúen.


Notas:
[1] Dudo que haya alguien de mis lectores que no haya dado un curso del INEM, a menos que sea de fuera de España. Pero ahí va una pequeña explicación para entender esto. Un curso del INEM se divide en módulos que debes de aprobar a parte (bien sea mediante pequeños proyectos o exámenes). A parte de los módulos en los que se divide el temario del curso, hay unos módulos (a los que podemos llamar módulos extra) que son obligatorios, sea cual sea el curso, y los impone la autonomía o el propio gobierno. No suelen ser pocos (de hecho creo que ahora hay más que cuando hice aquel curso), algunos de los que tuve fueron: modulo de igualdad, modulo de prevención de riesgos laborales, módulo para la inserción laboral, el de habilidades,…
[2] De hecho lo es, se llama Nuevo Pensamiento y trata de, alguna manera, de sustituir a la religión. Uno de sus principales postulados es la llamada ley de la atracción (la que dice, básicamente, que lo que pienses es lo que se hará realidad). Así tenemos el pecado de pensamiento, si pensamos algo malo, según los creyentes de esta religión, pasará. Por lo que has, según ellos, de ser positivo en tus pensamientos todo el tiempo. La autora de El Secreto es una de las principales propagadoras de esto hoy día.
[3] A pesar que pienso, que aún así, el presente es una mezcla de 1984 y Un Mundo Feliz, lo cierto es que estoy bastante de acuerdo con esto: Cómic comparativo Orwell VS Huxley
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s