Los señores que miran al horizonte

Señor que mira al horizonte
El otro día volví a Facebook para seguir con la tradición de borrar definitivamente otro perfil de Facebook que supongo que desembocará en la creación de otro Facebook mío en breve (como siempre, porque hay gente que sólo puedo contactar por ahí) y, tras tanto tiempo esquivándolo, me di cuenta de algo extraño.

Era como una plaga de señores en medio de la naturaleza, mirando al horizonte y una imagen de un lugar al que han viajado de cabecera de su perfil de Facebook (normalmente el último al que ha viajado). A veces sólo sale su cara y poca naturaleza de fondo, pero, incluso cuando parece que mira a cámara, está mirando al horizonte. En los casos de cuando estos señores tenían pareja, aparecía una foto de él con su pareja, como si de una forma de formalizar su relación se tratara. Tras un rato viendo a estos señores me di cuenta que daba igual que se tratara de perfiles diferentes, al igual que daban igual las diferencias superficiales de su aspecto, su edad o su rostro en diferentes perfiles. Siempre se trataba del mismo señor.

El señor que mira al horizonte siempre estaba en contra del PP pero al mismo tiempo denunciaba los “excesos de libertades que hay”. En una buena cantidad de perfiles de mi localidad, ese señor es miembro de alguna hermandad. A veces se presentaba como poliamoroso y otras no, pero, curiosamente, siempre se mostraba a favor del igualitarismo, pero en contra de las feministas con las que discutía acaloradamente en una buena parte de sus posts en Facebook. Sobre todo odia cuando le hablaban de cuotas como una buena solución.

El señor que mira al horizonte se define de izquierdas, dice que sobre todo está en contra de los ladrones que nos gobiernan y, como dije antes, cree que estamos a merced del libertinaje. La gente debería procrear más – dice – nos estamos quedando sin personas inteligentes – señala – porque no tienen un trabajo digno para reproducirse. A los trabajadores nos recortan en derechos, pero hay que adaptarse a los cambios, además siempre miras para ti mismo, ¿por qué no miras al pobre empresario que también lo está pasando mal y todo empresario quiere contratar pero no puede? Además, que horrible sería que por culpa de tanto lujo la economía se resintiera ahora que todo está mejorando tanto. ¿Sabes? El gobierno de Ciudadanos y el PSOE nos habría beneficiado a todos, los autónomos hubieran tenido que pagar sólo cuando debían pagar y no gastar dinero inútilmente. Que los de Podemos sólo quieren la renta básica, y luego están todos esos desgraciados como en el campo con el PER, metidos en el bar y yo aquí pagándoles su cafelito, ¡que así es España! Ayer en Salvados vi… Nunca veo la tele, ni películas, veo series en Internet. Oye, que me he enterado que te vas de vacaciones el [fecha], ¿a dónde vas? Es que si todavía no has pagado nada ¿te importaría cambiarlas? Esos días están dentro de esas dos semanas en las que me quería ir de vacaciones con mi novia y, total, tú que no tienes, no te importará cambiar tu fecha, que eres buena gente y somos compañeros, ya sabes cómo se ponen las mujeres. Me iré de vacaciones a [tal lugar exótico], y me saldrá muy barato. Como se nota que el lugar al que he ido de vacaciones está bien orientado al turismo, como saben esos tipos facilitar el turismo en condiciones, mira te voy a enseñar las fotos que hice. Eso de la noticia ésa no es violación, lo sé yo, que las tías son muy guarras, ¿que dices a ti no te importa lo que ellas hagan o vistan? Pues a mí si me importa porque luego llegan las denuncias falsas. Estoy a favor de la semana santa porque el dinero que se gana en semana santa es enorme, tú no sabes nada, del turismo de la semana santa puedes vivir muchos meses. Soy costalero. Hay tanto trafico que me he tenido que levantar antes para coger el coche, ¿por qué las [demás] personas que vienen a trabajar [y no son yo] no van en autobús? El conferenciante ha dicho cosas tan sensatas, hay que fomentar más la industria, el emprendimiento y el optimismo desde niños. Acabo de leer en El País un artículo muy bueno de un politólogo, como se nota que saben.

Él no quiere que cambies a una opinión diferente a la suya (porque sabe que tú también tienes a un señor que mira en el horizonte dentro de ti, esperando a salir en algún momento), y una y otra vez sigue diciendo lo mismo y más, como si no hubieras escuchado su opinión antes, la vuelves a escuchar, como si de una maldición o de otra absurda canción del verano se tratara. Porque a pesar de su aspecto, todos son el mismo señor una y otra vez. Se acaba el proyecto, cambias de trabajo, te llaman para otro trabajo, y siempre es el mismo señor multiplicado cuan agente Smith en las secuelas de Matrix. Pero es que a ese señor ya lo tenías como amigo en Facebook con otros nombres y otros avatares. Lo tienes en WhatsApp y te pregunta por qué te vas de los grupos en los que con sus amiguetes mandan vídeos y fotos de sexo de personas con animales. A veces tiene dudas, a veces piensas que tú eres el raro, que tal vez conforme voy teniendo más años, menos ganas tengo de discutir y más aprendo a decirles cuatro cosas y luego no escuchar, porque, total, no merece la pena porque dentro de un par de meses ya no estaré en este lugar y me mandarán a otro lugar, donde estará este señor con otra cara, otra vestimenta y otra edad y volveré a la misma historia de siempre. Porque es siempre la misma historia. ¿Por qué es siempre la misma historia? ¿Dónde la aprenden? ¿Dónde les dicen dí siempre esto y no esto otro? ¿Dónde les convencen para que crean que siempre es por su bien? ¿Quién le dice que lo que es por su bien es por nuestro bien? Otros señores que miraban al horizonte serían. ¿Pero cómo los señores que miran al horizonte pueden haber aprendido algo de señores que miraban al horizonte si una buena parte de nuestra generación (y varias anteriores) han sido criados por mujeres y éstos veían poco a sus padres? ¿Quiénes son? ¿De dónde vienen? ¿Por qué Iker Jiménez no investiga ya este caso en Cuarto Milenio? No lo sé. No tengo ni idea.

Sólo sé que borré mi Facebook otra vez y que, no sirvió de nada, porque el señor que mira al horizonte sigue ahí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en my life el por .

Acerca de Griseo

Demonio infernal que escribe de muchas cosas supuestamente divertidas. Igteísta y en contra del coaching y similares. Entre sus aficiones está leer libros, escuchar música de todo tipo (ese clásico de los creadores de "salir con los colegas"), recolectar noticias curiosas o conocimiento inútil y devorar almas (como todo buen demonio infernal que se precie). Autor desde los inicios y administrador de este blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s