El timo del horario flexible y las oficinas de espacios abiertos

Hoy vengo sin enlaces, porque soy una persona que lleva desde el 2010 trabajando en oficinas de espacios abiertos (también conocidas como open offices o como nosotros, sus trabajadores, la llamamos: el gallinero y el matadero, según lo amable que haya sido el día) y con el famoso horario flexible. Ambas cosas llevan muchos (pero que muchos) años en las consultoras de nuestro país (que son, en su amplia mayoría, multinacionales) más conocidas como Las Carnicas, muchas de ellas las podías encontrar en la magistral web, ya cerrada, Trabajo Basura, junto con preciosas opiniones de empleados y antiguos empleados (“si aprecian su vida no entren aquí”, “he llegado a echar 20 horas diarias en este infierno”, “si vas a entrar prepara plan para buscar un trabajo de verdad”, “no me han subido el sueldo desde 1996”,…). Algunas de estas consultoras fueron juzgadas y condenadas por sobreexplotar a sus trabajadores con horas de más y sin pagarlas, además de otras cosas aún más ruines y de las que no hablaré aquí por falta de espacio y tiempo, el resto de consultoras, en cambio, están en camino. ¿Cómo puede suceder esto? ¿Es que acaso no se cumplen las promesas del open office ni la del horario flexible?, se puede preguntar el lector de este texto y le contesto que, por supuesto, que se cumplen ambas promesas, y el resultado de estas promesas es nefasto.

Evidentemente este texto está dirigido a esas personas que no saben de qué va todo este tema. Estudiantes, o personas que trabajan en empresas pequeñas con oficinas pequeñas, o en equipos reducidos o de autónomos y nunca (nunca) han tenido que vérselas con una empresa de este tipo. Es decir personas que no han pasado nunca por una empresa grande o multinacional y menos en una sala con otras cien personas. Todos los que hemos tenido la suerte de trabajar en esos gallineros tenemos que explicarlo una y otra y otra y otra vez a nuestros conocidos, porque siempre llega el que te pregunta “Ay va, ¿trabajas ahí? ¡Ahí estarás de puta madre!”.

El matadero o gallinero, conocido en periódicos, diarios digitales y entre emprendedores como “oficina de espacio abierto” o “open offices”, es un lugar donde no hay paredes, ni tabiques, ni cubículos que separen empleados, ni a grupos de empleados. Es un espacio enorme que puede llegar a albergar ciertos de empleados en mesas amplias con su cajonera, su ordenador debajo y su monitor y teclado y ratón en la mesa. A veces incluso ni tienes cajonera y te asignan una taquilla donde guardar tus cosas. Entras y ves un espacio enorme y cada mesa contiene casi nada (a lo más ves un par de libretas y un bolígrafo en algunas mesas).

Las personas que entran de visita (que no trabajan allí) suelen quedar alucinadas para bien, les cuentan que los diferentes proyectos crean sinergias entre sí, ya que cuando una persona escucha a otra persona de otro proyecto que necesita ayuda con x cosa que desconoce esta última, esa persona le puede ayudar, creando así un gran beneficio para la empresa. En ese mundo de los unicornios y arcoiris todos nos conocemos y formamos parte de una gran familia de amor, extrema felicidad, amplias sonrisas y solidaridad entre nosotros, en la cual como buenas hormigas colaborativas sacamos heroicamente el trabajo gracias a nuestra gran comunicación. Colaboración, sinergias y todos esas historias de fantasía que suenan tan preciosas.

Al final, en el mundo real, como dice el tipo del tuit del inicio de este escrito, allí la gran mayoría de personas sólo podemos trabajar con auriculares si queremos trabajar. Hay demasiado ruido, todo el mundo está hablando, siempre hay alguien de pie paseando por el pasillo hacia la puerta, o de la puerta a su sitio, o de su sitio a otro sitio para hablar con alguien de su proyecto. Alguien que le cuenta a su otro compañero de trabajo qué hizo el fin de semana pasado, otra persona diciendo que quiere irse de la empresa pero no logra que la echen ni a patadas, reuniones de la gente de un proyecto matándose vivos y jurándose entre ellos que se irán de ese maldito lugar en cuanto les salga otra cosa, montoncitos de personas que están trabajando en un proyecto del que cada vez que hablan crees que están hablando en un idioma de extraterrestre (como es normal, a pesar de lo que piensan y dicen los empresarios, no tienes ni la más remota idea del resto de proyectos porque cada proyecto es un mundo, incluso aunque fuesen ramas del mismo proyecto esto pasa), personas que están discutiendo debido a que una tarea del proyecto que no la entiende ni dios y ahora tienen que llamar al teléfono del alguien para preguntarle qué chimpancé de consultor redactó esa mierda de tarea en la reunión con el cliente y que si le puede facilitar su número de teléfono para que se la expliquen,…

¿Qué te molesta la gente paseando alrededor tuya? Tranqui, en una oficina de estas características eso pasará cada 5-10 minutos (alguien buscando al jefe, alguien yendo a descolgar el teléfono, alguien dirigiéndose al baño, alguien dirigiéndose afuera a fumar,… y todo el mundo viendo lo que estás haciendo en el monitor de tu PC, todos pasan fijándose, espero que no seas de esas personas que se ponen nerviosas si miran constantemente lo que estás haciendo), los sitios más codiciados en estas salas son los que tu espalda queda cerca de una pared o esquina, de forma que ahí suelen estar siempre los jefazos de las salas.

Esto y más es lo que pasará a tu alrededor en cada segundo de cada minuto de las 10 horas, como mínimo, de todos los días que estés trabajando en una oficina de espacio abierto. Si crees que puedes trabajar sin auriculares escuchando la radio o música a todo trapo ahí de forma eficiente, ve e inténtalo. Los días que no he podido ponerme los auriculares, por lo que sea, he acabado con fuertes dolores de cabeza. He llegado a estar en algunas de estas oficinas en las que las ventanas no pueden abrirse y otras que son verdaderos zulos de hormigón con una pequeña y reducida ventana a varios metros de altura, estas cosas al principio te parecen una tontería, pero cuando estas ahí y notas el ambiente tan pesado y el oxigeno tan reducido que pasa por las rejillas del techo, ves que no es ninguna tontería en absoluto. Realmente sólo las personas que se pasan la gran mayoría del tiempo metidos en salas de reuniones o fuera de estas oficinas son las únicas que les entusiasman el tema, sí, las que nunca lo viven día tras día.

Para finalizar, ni que decir que es lo más normal que el baño siempre esté ocupado y tengas que esperar a que alguien salga. Dicho esto, pasemos al tema del horario flexible, que al principio su desventaja no parece tan evidente.

A mí la primera vez me vendieron lo del horario flexible tan bien que estuve a punto de abrazar al de recursos humanos (“trabajamos para asignaros proyectos de empresas que sólo tienen este tipo de horario” me decían y lo que antes me parecía bien ahora me parece un terror), por suerte la entrevista era en una sala yo solo y una cámara y la cara del de recursos humanos en un televisor. En serio, os entiendo perfectamente porque hace casi ocho años a mí también me la colaron tal y como a vosotros os la cuelan cuando os lo dicen, porque, seamos sinceros, ¿a quién no le gusta que le digan que te puedes ir de la oficina a la hora del día que quieras y luego recuperar las horas que estuviste ausente cuando quieras y en el plazo que quieras (pongamos que te fuiste dos horas antes porque un día estabas hasta los mismísimos y decides recuperarlos en un plazo de 10 minutos de más cada día)? Y además sin límite y sin tener que avisar a nadie, ni picar en máquina alguna, que podías hacerlo y tener un porrón de horas a deber, que nadie te iba a decir nada y siempre podrías recuperarlas a tu ritmo y cuando quisieras. Y te dicen que si en realidad es que no hay horarios, que se pone un horario oficial porque les obligan la ley, pero que no pasa nada si incluso hay horas que no llegas a recuperar jamás.

Si es que, qué inocentes somos y qué rápido caemos.

El problema del horario flexible es que no es flexible para ti, sino para ellos. Ellos lo venden en los medios, en las conferencias, en todos lados como todos ya sabemos, que es como he descrito anteriormente (que si puedes entrar y salir cuando quieras y recuperar los minutos u horas perdidos cuando quieras y a tu ritmo), pero en realidad el horario es flexible en el sentido de que “no hay horario” DE SALIDA. Sí, cuando te digan “horario flexible” lo que quieren decir en realidad es “no hay horario de salida y te retendremos aquí hasta que queramos”. Y lo mismo un día entras a las ocho de la mañana y sales a las siete de la tarde, que al día siguiente tienes que hacer lo que ellos llaman “un sobreesfuerzo” y salir a las doce de la noche para volver al trabajo a las ocho de la mañana del día siguiente. ¿Y qué haces en esas horas de sobreesfuerzo? Pues a veces trabajar y otras simplemente te piden que estés ahí calentando la silla sin ninguna tarea asignada porque las personas que forman proyecto, en el que estás, están muy ocupados y no tienen tiempo para darte una tarea, pero debes estar ahí para mostrar que apoyas a tu equipo y que respetas su trabajo y blablabla o si no en la próxima evaluación dirán que qué mal lo haces y que puede que no te renueven el contrato o no te den nuevos proyectos. Pero lo peor no es eso, lo peor son las miradas y las críticas de los compañeros de trabajo si se te ocurre irte antes que ellos, aunque no tengas tarea asignada. La cantidad de miradas de odio y críticas a la espalda de tus propios compañeros serán más elevadas contra más lo hagas, y, por supuesto, el trato y la ayuda que necesites de ellos en tu proyecto será peor.

Dicho esto, por si en este punto te estas preguntando por el papel de los sindicatos, conozco proyectos liderados por sindicalistas – CCOO en su más amplia mayoría – en los cuales sus empleados también echan muchas horas extras sin cobrar y los sindicalistas de sus jefes no hacen nada para evitarlo, es más lo ven como algo positivo y normal dentro de la empresa. Es algo que no me cabe en la cabeza y nunca he entendido, si tienes un presente sindical tan activo ¿por qué te vendes ante la presión que te toca y ni siquiera tratas de hablar? Porque lo grave es eso, no es que les pida que hagan una huelga masiva, es que les pido que hablen con sus jefes o con el cliente, porque ni siquiera dicen “no, vamos a hablar y buscar otra solución”.

Y tranquilos, si no disfrutáis de estas ventajas, puede que algún día todos los empleados de todos los sectores que tengan que ver con oficinas disfruten de estas grandes ventajas que programadores y teleoperadores disfrutamos a diario. Por lo pronto los coworkings ya están en ello, aplicándolas desde sus inicios en las proto-empresas que salen de ahí para que absorban esas cualidades y en un futuro sus empleados las disfruten tanto como las disfrutamos nosotros. Pero bueno, como solemos decir, no tenemos el cuerpo para otro tipo de trabajo, así que nos jodemos y tendremos que explicarlo una y otra vez a amigos, familiares y conocidos, a ver si así de boca a oído la cosa va comenzando a verse como la basura que es.

Que no es cargar escombros en una obra, ni limpiar casas, ni servir a montones de turistas y algún que otro desagradecido, ni cavar zanjas,… lo sabemos, pero no por ello deja de ser feo de narices y, dados tantos problemas que tenemos con ello a diario, no debería ser visto como algo bueno.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en reflexiones el por .

Acerca de Griseo

Demonio infernal que escribe de muchas cosas supuestamente divertidas. Igteísta y en contra del coaching y similares. Entre sus aficiones está leer libros, escuchar música de todo tipo (ese clásico de los creadores de "salir con los colegas"), recolectar noticias curiosas o conocimiento inútil y devorar almas (como todo buen demonio infernal que se precie). Autor desde los inicios y administrador de este blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s