La Épica

Antes de que acabe el año quería escribir sobre una palabra que la derecha de mi país tiene en la boca cada 300 palabras. Se trata de la nueva palabra que se han apropiado para tratar de derribar todo un argumentario por muy buen o mal elaborado que esté, y la están usando mucho con todo el tema del proceso independentista catalán[1]. La palabra en cuestión es La Épica. Sí, la épica, como si en España naadie haya abusado durante siglos de la épica de la historia de España de sanguinarios y crueles conquistadores.

Llevo un par de meses que dos o tres días a la semana al llegar al trabajo pongo media hora de Onda Cero para ver qué piensa la derecha/centro de algún tema, tratar de comprender esas mentes arcaicas, emocionales y mayormente instintivas, a veces estoy incluso una hora escuchando sin saber qué realmente quieren concluir con sus debates. En las mañanas de Onda Cero rara vez (pero muy rara vez) escuchas a los tertulianos discutir y cuando discuten siempre suelen llegar a un acuerdo, es algo de lo más curioso el que todos, pero es que todos los tertulianos que llevan a las mañanas de Onda Cero sean de derechas o centro. Si un día estáis hartos de escuchar gritos en las tertulias mañaneras de La Ser pasaos por Onda Cero y ya se os quitarán de golpe las ganas de escuchar tertulias por la mañana, y acabaréis poniéndoos Rock FM, M80 o Cadena Dial porque lo de Radio 3 lleva años siendo tan la invasión cultureta gafapastil que a veces parece que Andrea Levy la dirige personalmente[2].

¿Qué es la épica? Y sobre todo, ¿es la épica algo divertido o algo supuestamente divertido? Para resolver la primera pregunta veamos primero la definición de la RAE:

épico, ca
Del lat. epĭcus, y este del gr. ἐπικός epikós.

  1. adj. Perteneciente o relativo a la epopeya o a la poesía heroica.
  2. adj. Dicho de un poeta: Cultivador de la poesía épica. U. t. c. s.
  3. adj. Propio y característico de la poesía épica, apto o conveniente para ella. Estilo, talento, personaje épico.
  4. adj. ponder. Grandioso o fuera de lo común. Un esfuerzo épico. Una comilona épica.
  5. f. Poesía épica.

Parece que los tertulianos de Onda Cero se refieren a las definiciones 3 y 4. Aún así lo suyo será que veamos un par de ejemplos para entenderlo más emocionalmente.

Veamos un primer ejemplo de cuando la épica en su estado puro sale bien:

Ahora veamos un ejemplo de cuando la épica en su estado puro sale mal:

Hay una diferencia que claramente se puede apreciar entre ambos vídeos. Mientras en El Señor de los Anillos, como en toda buena película de fantasía épica, la épica es usada para mostrarnos al público que los buenos son como nosotros (personas que intentan sobrevivir como buenamente pueden) pero que han llegado más lejos que nosotros por una vida mejor y que deben ganar porque yo lo valgo; en ese fragmento de One Punch Man nos quedamos tal cual como nos quedaríamos en el mundo real: usamos toda la épica que pueda nacer del pequeño y débil individuo/a que somos y toda nuestra habilidad, fuerza y voluntad para salvarnos, pero la realidad nos da un fuerte puñetazo que nos muestra que seguimos metidos en el mismo agujero negro que nuestros antepasados, y del que es casi imposible salir.

En El Señor de los Anillos los personajes son débiles o fuertes, pero entre ellos consiguen formar un equipo que logra derrotar a Sauron, cosa que en un inicio parecía imposible ni llevando a los mejores. En su trayecto los héroes suelen tener complicaciones pero rara vez llegan a ser tan enormes como para no poder solventarlas. Hasta Frodo llega lejos en su propósito (el cual es crucial), y aunque es el único que al final podría fallarnos, por una casualidad del destino (porque cuando ves esto hay un destino en el cual cada personaje tiene un propósito en la historia) no nos falla. Incluso podemos identificarnos con Frodo en el sentido en que hemos logrado solucionar nuestros problemas con un gran esfuerzo y pasión, y aunque al final hemos estado a punto de cagarla, con un golpe de suerte nos hemos salvado. Los héroes ganan y el mal es derrotado.

En One Punch Man el personaje principal es un héroe que tiene el poder de poder de derrotar cualquier cosa con vida con un solo puñetazo, el cual aparece como último recurso, lo que causa una gran frustración a todos los héroes de la serie. La historia de cada saga suele ser la siguiente: los héroes normales, sobresalientes o sobrenaturales usan todo lo que pueden dar de sí para derrotar a los enemigos, a veces (rara vez) con un grandísimo esfuerzo logran derrotar a alguno muy fuerte, pero luego llega un enemigo increíblemente fuerte que los derrota de la manera más humillante posible, es entonces cuando llega el protagonista (siempre tarde o demasiado tarde) y en menos de un minuto derrota al enemigo con una muy ridícula facilidad. Es más fácil identificarse con los personajes secundarios que con el protagonista principal que está a otro nivel de fuerza, pero que, además de ser idiota, no le interesa para nada la épica de los monstruos a los que derrota porque al medio segundo se cansa de escuchar sus discursos. La épica es algo que casi se menosprecia constantemente en favor del ridículo y del humor.

Sin duda alguna la épica, incluso en el tratamiento humorístico que hace One Punch Man de ella, es divertida. La épica en la música podemos notarla en bandas de power metal como Manowar sólo con leer los títulos de algunas de sus canciones como Kings Of Metal, The Power of Thy Sword, o Achilles, Agony and Ecstasy In Eight Parts. La épica en nuestro entretenimiento no es más que el culebrón que da sal a la historia que hay que seguir (incluso las mejores telenovelas tienen su épica), aunque en nuestro día a día parece que la épica sirve de poco.

Wake up, go to school/work, eat, sleep, repeat

¿De qué sirve la épica en cada día laborable que tenemos que ir a currar, hacer algo de deporte o quedar con alguien durante un breve rato, preparar la comida de mañana, duchar, dormir y a levantarse otra vez ir a currar a la mañana siguiente (como bien sabemos el que sienta épica en su trabajo le han metido de coaching y pensamiento positivo hasta las cejas)? ¿Qué tiene de épica la rutina? Realmente el día a día es lo más deprimente que hay y si analizamos las actividades de fines de semana lo más arriesgado y épico que pueda haber son deportes de riesgo como escalar un acantilado (algo que tantos y tantos tíos hacen y ponen fotos heroicas de ellos escalando en su Facebook) o tirarse en paracaídas desde un avión (y también subir foto de ello en Facebook como tanta gente hace). Y realmente, ¿qué tiene de épico arriesgar tu vida y colgarlo en Facebook? Nada, no es más que entretenimiento y logros personales ya que en el momento que debería ser épico, en realidad estás entre una emoción de riesgo y cagándote en todo dios. Es por ello que la mejor forma de sentir épica hoy día es consumir épica a base de productos entretenimiento (ya sean libros, música, películas, series, videojuegos, teatro, el circo o ver el fútbol) y uno de esos productos de entretenimiento son, como no, las noticias. Por ejemplo, Al Rojo Vivo con Ferreras ahí al frente y toda su épica del periodismo cuesten las horas de vida que cuesten, y que del tedio y rutina de cuidar a los hijos se dedique otra persona a la que pagará por ello[3].

La épica es hoy día un producto de consumo e incluso un reclamo publicitario (ese “aquí, en Al Rojo Vivo, no se lo pierdan”, ese anuncio sobre el partido de El Clásico o ese trailer de película emocionante que te deja con ganas de más), muy distinto a los tiempos en los que se podía sentir la épica al escuchar el himno de la URSS incluso aunque no creyeras en su gobierno ni en sus ideas. La épica es parte de nuestra sociedad del espectáculo. No hay duda de que la épica es divertida y que sin ella no desconectaríamos y estaríamos obligados a notar más la tan normal rutina, pero ¿de verdad necesitaríamos ese subidón dentro en nuestras vidas? Yo creo que no.

Sin duda alguna si nuestras vidas no fueran normales ansiaríamos la normalidad. Soportar la paz y la tranquilidad es horrible, nunca pasa nada y al mismo tiempo nos machacan diariamente diciéndonos que está sucediendo de todo, pero aún así vemos lo mismo de siempre. Que nuestros sueldos van a la baja y que no salimos del pozo y que ojalá se líe de una vez por todas. La gran parte de nuestra vida diaria la pasamos en nuestro trabajo, de ahí que una enorme parte de las películas o series pongan el foco de la épica en el trabajo sobresaliente del protagonista[4]. El problema es que si nuestro trabajo diario fuera algo heroico probablemente nos harían trabajar más horas (tu vida puede ser una mierda, pero el trabajo es lo máximo a lo que se puede alcanzar) y por menor coste (te gusta el trabajo, tienes un gran reconocimiento por ello y no podrías vivir de otra cosa, luego ¿qué más beneficios quieres?), además de ser el foco de cualquier crítica por cualquier error que pueda haber (tienes más responsabilidad porque como eres el número 1 nadie debería ganarte en algo), por no hablar del tan horrible ambiente de pensamiento positivo que tendrías que vivir. A pesar de ser divertida como consumo de entretenimiento, la épica no parece ser buena para nuestro día a día.

Los tertulianos de Onda Cero están mirando el dedo pero no la luna. Ven un problema en la épica del independentismo, pero no ven como problema la épica en sí misma colocada en nuestra realidad, es más ellos también usan la épica para defender sus argumentos (véase ese discurso patriótico de “¡No romperéis Es-pa-ña!”). La épica es ficción, es un producto del que estos tertulianos deben valerse para seguir cobrando, porque sin épica no podría haber este periodismo del espectáculo, es más es probable que nadie llegara a escucharles.

En nuestra realidad, en cambio, hay que saber rendirse porque hay que ser consciente que, al contrario que aquellos héroes de las películas, algún día moriremos y no quedará ningún rastro ni recuerdo de nosotros y el mundo continuará igualmente. Que puedes mentirte y creer que eres inmortal y mejor que nadie, que “yo soy español español españoLOLOLOLOL”, pero luego como buen actor secundario serás machacado y después de eso no sabrás qué decirte para continuar. Para todo lo demás, mejor dejémosle la épica a los Manowar, que de eso son los que saben:


Notas:
[1] Tema del que me niego a escribir porque (a) no sé del tema (b) creo que con tanto periodismo ya tenemos turra suficiente.
[2] Ciertamente tras ojear un rato el blog de Levy mis sospechas se van convirtiendo en un casi seguro que ahí está metiendo mano aunque sin pruebas. Por ejemplo tiene un artículo que se llama Mi historia con Wilco y otro que se llama ¿Coldplay o Springsteen? en el que menciona a Nacho Vegas nada más comenzar a escribir dicho artículo. Para quién no lo sepa Wilco es la banda con la que más brasa se ha dado en Radio 3 en toda la historia que yo recuerde de Radio 3, en cuanto a Nacho Vegas, madre mía la brasa histórica que no se puede ser más pesado que los locutores de las mañanas de Radio 3. Luego está que ojeas las listas de Spotify de Levy (no me miréis así, lo tiene enlazado en su bio de Twitter, ella quiere que lo miremos y veamos lo moderna que es por muy del PP que ella sea) y sus listas son Radio 3. La Cultura Musical, todo blanco y puro, nada que pudiera sonar en una berbena de pueblo, nada que fuera tan horrible como para que un/a compañero/a de trabajo se horrorizara al ver que escuchas eso, ni rastro de personalidad.
[3] Dentro cita:

Sin embargo, Ana Pastor no ha duda en contar cómo se organizan en su familia: “Tenemos que hacer un reparto entre la ayuda que tenemos en casa y los abuelos. A los abuelos les pagamos en cariño, pero muchos sabemos en este país no haríamos nada sin los abuelos”, ha dicho antes de desvelar quién cuida de sus hijos y lo más importante, cuánto se gastan en niñeras.
”Depende de los meses, pero cobra bien porque además se lo merece. ¡Más de 600 y 1.000 euros, hombre! Tiene cama en casa y todo lo que haga falta”, ha respondido Pastor divertida y dando por sentado que la vida de una pareja formada por periodistas con horarios que marca la actualidad puede ser algo rentable para la cuidadora de sus pequeños.

FUENTE: ¿Cuánto cobra la niñera de Ferreras y Pastor?, Sin firma (La Vanguardia, 08-11-2017).

[4] En El Señor de los Anillos cada cual está desempeñando su_trabajo/su_deber, en One Punch Man el protagonista ejerce de héroe en sus ratos libres hasta que descubre que puede registrarse como trabajador de ello (esto es: un héroe reconocido oficialmente).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en lo que se dice por ahí el por .

Acerca de Griseo

Demonio infernal que escribe de muchas cosas supuestamente divertidas. Igteísta y en contra del coaching y similares. Entre sus aficiones está leer libros, escuchar música de todo tipo (ese clásico de los creadores de "salir con los colegas"), recolectar noticias curiosas o conocimiento inútil y devorar almas (como todo buen demonio infernal que se precie). Autor desde los inicios y administrador de este blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.